Despierta tu atractivo personal, COSMOPOLITAN Nº 273, 2013

Una corazonada, un calambre, el pulso acelerado… La intuición puede hablar de formas misteriosas e inesperadas. Aprende a detectar sus signos y a usar tu sexto sentido como un radar en tu vida cotidiana.

Uno de nuestros mayorCOSMOPOLITAN-Nº-273-Portada-Mar-Cantero-Sánchezes miedos es tomar la decisión equivocada. Si estás estresada, cansada por exceso de trabajo, o agobiada por una mala situación (económica, profesional, o personal), es difícil percibir las señales sutiles de tu sensibilidad intuitiva. Consecuencia: Cuando te llega el momento de decidir sobre un nuevo trabajo, amistad, o pareja, puedes basarte totalmente en la lógica sin tener en cuenta tu instinto. Esto puede hacer que elijas la opción que no te hace feliz y que, a la larga, acabes arrepintiéndote. Pero no te preocupes, puedes familiarizarte con tu sexto sentido. Te enseñamos a entender las claves de su funcionamiento y a detectar las sensaciones esenciales, para obtener respuestas concretas que te hagan la vida más fácil.

¿Qué es la intuición?

Decía Carl G. Jung que necesitamos cuatro funciones para comprender la realidad y relacionarnos con el medio: el pensamiento, el sentimiento, la sensación y la intuición. Esta última, es la menos desarrollada aunque es necesaria para abordar tu día a día. Algunas personas confunden la intuición con un don misterioso y mágico, difícilmente creíble. Pero es un error creer que intuir pertenece a lo extraordinario, pues es un recurso más con el que todos contamos, aunque no hayamos aprendido a desarrollarlo. Según Vanesa Mielczareck (coachingintuition.com), autora del libro Inteligencia intuitiva (Kairós), “La intuición es una herramienta que existe en cada uno de nosotros, un potencial por explotar, pero la educación que recibimos no está familiarizada con ella.” Nos han entrenado para pensar desde la lógica, pero existe una sabiduría que va más allá de la razón, que es pura y está libre de juicios y prejuicios, y a la que podemos acceder cuando la necesitemos. La intuición no es algo externo a ti, sino que está dentro de ti. Es como una canal que sintoniza con tu yo interior y que puede serte muy útil. “Se nos suele enseñar a saber cómo hacer, pero no cómo vivir. Saber vivir es saber ser feliz y se puede aprender desarrollando ciertas facultades. La intuición es la más importante”, afirma Mielczareck.

Tipos de intuición

Según Mielczareck, la intuición se nos presenta bajo la forma de 3 canales de percepción.

1. Kinestésico: ¿Sientes que alguien no te gusta en absoluto, o al revés, es como si le conocieras de toda la vida? “Por este canal, la información te llega con sensaciones físicas, que van de lo más agradable a lo más desagradable, todo depende de la situación con la que te encuentras, o de la persona en frente de quién estás”, Mielczareck.

2. Auditivo: Son las famosas corazonadas, como una voz que te habla desde el interior de ti misma, o una guía interna que te indica el camino a seguir. “Nos revela mensajes verbales. Es nuestra famosa vocecita. Nos da consejos prácticos y acertados en la vida cotidiana”, Mielczareck.

3. Visual: ¿Alguna vez has tenido la certeza de tener razón en algo, aunque los demás o las circunstancias de tu vida, dijeran lo contrario? “Es tu lado más visionario y anticipador. Es como un flash”, Mielczareck.

Tu cuerpoAfina tu intuición, pag 1, Mar Cantero Sánchez, tu mensajero

Es el mejor mensajero de tu intuición y un barómetro infalible. “A menudo el cuerpo reacciona de forma más inmediata que el cerebro”, asegura Jenn Berman (psiquiatra). A veces, tus sensaciones físicas pueden ser como señales de humo que te envía el subconsciente, para llamar tu atención de forma consciente. “Para optimizar esta capacidad, aprende a localizar los indicadores corporales con el fin de ser más consciente de ti misma”, Mielczareck. Veamos sus diferentes tipos:

. SENSACIONES POSITIVAS: Dilatación en el pecho; aceleración del pulso; un golpe de entusiasmo; lágrimas inesperadas; sonrisas repentinas… son indicadores para que te lances. Ej: Temes cambiar de empleo por si sale mal, pero sientes mariposas en el estómago ante la idea de intentarlo. Son esas ocasiones, en las que te dices…”Sé que es una locura, pero…”

. SENSACIONES NEGATIVAS: Un malestar ante alguien; calambres; estrechamiento o dolor en el estómago, un vuelco del corazón… son indicadores negativos que te dicen que seas vigilante y prudente. Ej: Un chico te invita a salir, pero algo en tu interior te dice que no es para ti. Si llegas a un punto en el que te pones literalmente enferma (dolor de cabeza, calambres, etc.), no pienses que estás paranoica, pues es probable que algo esté pasando y tengas que hacerle frente lo antes posible.

Para percibir los mensajes físicos cuando más los necesitas, es bueno que desarrolles tus otro cinco sentidos. Oler una flor; saborear despacio una comida; dejar que tu mirada se inunde de belleza; acariciar a un animal; o escuchar el sonido del silencio. Tu sexto sentido acabará despertándose.

Intuición: ¿Femenina o masculina?

Según Mielczareck “Todos somos intuitivos, aunque es más conocida la intuición femenina, al estar relacionada con el principio femenino presente en todos nosotros. No está reservada a las mujeres, aunque sean más sensibles, más receptivas y estén más fácilmente en contacto con sus emociones.” Todos somos intuitivos gracias a que nuestro cerebro consta de tres partes que tienen funciones distintas:

1. El cerebro reptiliano: Es tu parte más animal e inconsciente. Gracias a ella respiras, tienes hambre, sueño, o deseo sexual. ¡Todos los animales la tienen!

2. El cerebro límbico: ¿Has oído hablar de la Afina tu intuición, pag 2, Mar Cantero Sánchez inteligencia emocional? Con esta parte de tu cerebro aprendes cosas, tienes recuerdos y, sientes y manejas tus emociones.

3. El neocórtex: A pesar de la seriedad de su nombre, es tu parte más creativa e imaginativa, y donde se desarrolla tu intuición. Cubre los dos hemisferios del cerebro: Derecho (femenino, receptivo, imaginativo) e izquierdo (masculino, analítico, racional).

Todos tenemos un lado masculino y otro femenino. El equilibrio entre ambas polaridades ayuda a despertar nuestra inteligencia intuitiva. “¡La polaridad femenina en la identidad de cada uno hace que los hombres sean tan intuitivos como las mujeres!”, asegura Mielczareck.

Inteligencia intuitiva: ¿Para qué sirve?

“Su meta es llevarnos hacía experiencias positivas. Nos permite elegir bien y tomar las decisiones correctas.”, Mielczareck. La intuición puede servirte de mucha ayuda en todos los aspectos de tu vida. Veámos algunos ejemplos de para qué puede serte útil desarrollar tu inteligencia intuitiva:

1. Para solucionar problemas: A veces es mejor no darle vueltas a las cosas y dejar que la intuición te guíe. Según Mielczareck, “gracias al análisis relámpago de la intuición, entendemos una situación compleja en un instante. Nos da una comprensión global del problema y su verdadero sentido. Poniendo de relieve nuestra implicación en lo que sucede, encontramos verdaderas soluciones para resolver las cosas.”

2. En el amor: ¿Has conocido a alguien, a quien te parecía conocer de toda la vida? Puede ocurrir que sientas un latido en el corazón, que te dice que esa persona es tu alma gemela. ¿Por qué no seguirla? “La intuición nos da buen olfato para sentir las cosas… Captamos lo que el otro siente, lo que puede facilitar nuestra comunicación… Puede hacer mejorar nuestras relaciones, ya que nos hacemos más consciente de las cosas”, Mielczareck.

3. Para cumplir deseos: ¿Quieres lograr algo, pero no sabes cómo hacerlo? Toma tu intuición como una guía interior y sigue los pasos que te va marcando. “Nos puede hacer más diplomáticos para cumplir nuestros propósitos. Nos avisa de antemano de tal manera que podamos ajustar nuestras palabras o cambiar nuestra forma de actuar. ¡Así podemos cambiar las cosas para tener ventaja!”, Mielczareck.

4. En el trabajo: Asume la intuición como una más de tus habilidades. ¡Te sorprenderá su utilidad! “Es un potencial que debe aprovecharse. Algunos incluso lo utilizan sin darse cuenta. Teniendo como recurso la intuición, tenemos la idea de que va a funcionar…”, Mielczareck.

5. Para tomar decisiones: Deja a un lado las listas de pros y contras. Y en su lugar, hazte buenas preguntas: ¿Qué quiero en realidad?, ¿Qué me hace feliz?, etc. O sigue este truco: Decide racionalmente y nota qué sientes inmediatamente después. Alivio o relajación: Tu decisión coincide con tus deseos. Preocupación o malestar: Es probable que te estés equivocando y será mejor decidir otro día. Según Mielczareck, “Para obtener verdaderas respuestas, nuestras preguntas deben ser sencillas y sinceras, procurando no orientarlas hacia lo que deseamos. Porque corremos el riesgo de escuchar lo que queremos escuchar. Y como resultado, podemos equivocarnos.”

6. Entender los sueños: “Poseen unas claves que debemos descifrar. A veces tenemos sueños premonitorios que pueden ser extremadamente acertados”, dice Mielczareck. Si quieres entender tus sueños, haz este ejercicio: Escribe lo que crees que significan al despertar. Es el momento ideal porque tu subconsciente aún está al 100%.

Sincronicidad: ¿Qué es?

Encuentras a la persona adecuada en el momento preciso; la inesperada ausencia de tu compañera en la oficina, hace que te den el trabajo que deseabas; llevas todo el día pensando en alguien y de repente, te llama; tienes un dejá-vu, es decir, sientes que ya has vivido un hecho con anterioridad; etc. Todos podemos experimentar este tipo de manifestaciones, Afina tu intuicion, pag 3, Mar Cantero Sánchez pero solemos creer que nos ocurren por casualidad. Pero según afirma Mielczareck, existe la “sincronicidad”, que es “la simultaneidad habitual de dos sucesos, finalmente vinculados por su significado.” Y esta se manifiesta siempre por una razón: hacernos avanzar. Algunas sincronicidades nos ayudan en el día a día, pero otras pueden cambiar el curso de tu vida. Por eso, es importante no rechazarlas y tenerlas en cuenta. Pues es tu intuición la que se expresa a través de ellas, para darte un mensaje que debes entender y quizá decirte que ha llegado el momento de pasar a la acción. “Tu subconsciente recoge pequeñas pistas que tu mente consciente no es capaz de ver”, dice David Myers (profesor de psicología).

Lo que no es intuición

Según algunos estudios, las personas tenemos unos sesenta pensamientos diarios. Nunca dejamos de pensar, ni cuando dormimos. Esto no hace sencillo el camino que tiene que recorrer la intuición para llegar hasta ti. Hay que tener cuidado para no confundir las sensaciones que esta provoca, con las invenciones producto de la imaginación: deseos, temores, dudas, indecisiones, etc. Puede influir negativamente el estrés que a veces puede jugar malas pasadas. Ej: Si temes que ocurra algo malo, puedes creer que estás recibiendo el mensaje intuitivo de que va a ocurrir, cuando no es así. Eres tú misma, con tu miedo, quien está provocando esa idea en tu mente. O bien, si deseas algo con mucha fuerza. Al pensar constantemente en ello, puedes creer que estás recibiendo una percepción intuitiva, pero eres tú quien la está provocando. La forma de diferenciar la intuición de lo que no lo es, es mantenerte abierta y alerta, sin forzar tus pensamientos ni las respuestas que quieres recibir. Simplemente, espera a ver qué pasa y la intuición llegará finalmente.

Tips para adoptar una actitud intuitiva y sintonizar con tu sexto sentido:

Hay una frase que dice: “Si te sientes bien, cómpralo”. Según un estudio en Estados Unidos, los compradores que confían en sus instintos, hacen mejores compras que los que gastan tiempo deliberando. Para desarrollar y dar rienda suelta a la intuición, lo primero que necesitas es adoptar una actitud intuitiva. Te damos diez pasos para conseguirlo.

1. Confía en ti: Y en tu instinto. Si no sabes qué hacer, imagina que es una amiga quien está en tu situación. ¿Qué le dirías que hiciera? “Estáte atenta a lo que pasa a tu alrededor. La confianza es una ventaja mayor en el proceso intuitivo”, Mielczareck.

2. Sé curiosa: Como si fueras una niña aún, mira, escucha, siente, percibe, y sobre todo interésate por todo en tu vida ¡Es la única que tienes, que sepamos!

3. Visualiza: La meditación o visualización, ayuda a conectar con la intuición como un canal que puedes sintonizar a tu antojo.

4. Renuncia a tus límites: Remueve los obstáculos que pueden inpedir que tu instinto funcione correctamente. Ej: “La negatividad, el pesimismo, los prejuicios, dudas sobre ti misma, falta de autoestima, etc.”, Mielczareck. Pregúntate: ¿Qué haría un niño de ocho años? Para ellos es mucho más fácil acertar, porque se sienten ilimitados.

5. Sigue las señales: Acostúmbrate a percibir los mensajes o “causalidades” de tu vida. “Los resultados positivos que obtendrás, te animarán a solicitarla más y para asuntos cada vez más serios”, Mielczareck.

6. Abre tu mente: Y reconoce tus capacidades internas. Una actitud abierta y sin juicios, te hará disponible a los mensajes intuitivos.

7. Sé optimista: ¿Qué es lo peor que pude ocurrir? Lo positivo no sólo está de moda, sino que ¡funciona! Lo negativo es un lastre que no debes cargar.

8. Acepta las respuestas: ¡Aunque no te gusten! La intuición no es algo que debas manejar, sino dejarte llevar por ella. Es como una puerta que está cerrada, esperando a que te decidas a abrirla.Afina tu intuicion, pag 4, Mar Cantero Sánchez

9. Posiciónate: ¿Siempre quieres agradar a los demás? No puedes caer bien a todo el mundo. Decir lo que piensas, lo que quieres, y lo que no, reafirma tu autoestima y te predispone para recibir mensajes intuitivos.

10. Diviértete: Siguiendo las señales y practicando a intuir en distintos momentos del día, para constatar que no es pura casualidad. “¡Y sobre todo, aléjate del estrés!”, dice Mielczareck.

Libro: Inteligencia Intuitiva (Kairós), Vanesa Mielczareck

Mar Cantero Sánchez