¡Qué difícil es ser mujer!

¡Qué difícil es ser mujer!

 

En el siglo XVII y en nuestro siglo…

El otro día fui a ponerme la vacuna contra la gripe y acabé contestando a un test sobre violencia de género…

La verdad es que me sorprendió, pero la enfermera me explicó que le estaban haciendo una serie de preguntas sobre el tema a todas las mujeres desde los 13 años. 

Le dije que no me importaba contestar a sus preguntas pues, si mi experiencia puede ayudar a otras mujeres, siempre estoy dispuesta a ello. 

En la primera pregunta ya me tuvo que aclarar un poco el tema, eso demuestra lo confundidas que estamos a veces aún las mujeres con el maltrato, pues me preguntó si había sufrido maltrato emocional o físico. Le contesté que psicológico y ella me volvió a repetir la pregunta, ellos lo llaman «maltrato emocional», definición que me parece mucho más acertada que maltrato psicológico. Así que, mi respuesta fue un sí rotundo. Y es que, lamentablemente yo sufrí en otro tiempo ese tipo de maltrato. 

Después me preguntó si aún seguía sufriéndolo y le dije que no, que a esa persona la había dejado hacía años. Y la mujer no pudo evitar darme su opinión con un amable… Bien hecho, eso es lo que hay que hacer, porque empiezan con el maltrato emocional, siguen con el maltrato físico, y acaban matándote.

Si un hombre es incapaz de respetar emocionalmente a una mujer, a la larga será incapaz también de respetarla físicamente. Los mares del alba, Mar Cantero Sánchez,Plan B, Penguin Random House

Porque, cuando se quiere de verdad a una persona, uno no puede hacerle daño ni siquiera emocionalmente pues sufre también por el hecho de hacerle daño. Si yo pienso en hacer daño a la persona que amo y me imagino que sufre por mi culpa, me siento tan mal y siento tanto dolor por él, que eso me demuestra que yo no sería capaz. Y sí, todo el mundo puede equivocarse una vez y pedir perdón, pero ya se sabe que el que maltrata pide perdón mil veces con la única idea de continuar maltratando y por supuesto, nunca corrige su comportamiento. Y eso, desgraciadamente, lo sabemos la mayoría de las mujeres. 

Pero volviendo al tema, en el que reconozco que me es difícil mantenerme objetiva, pues me tocó personalmente (como a la mayoría de las mujeres), me doy cuenta de que siempre fue dificilísimo ser mujer. 

En mi última novela «Los mares del alba» el tema del maltrato físico aparece como fondo para la historia de una de las mujeres protagonistas. Lo malo es que, en aquella época, era lo normal sufrir los golpes que propinaba el marido. Un marido que, además, lo era por conveniencia, y casi nunca por amor. Un esposo al que solía venderse literalmente a la hija o hermana para ser su esposa, y que, por tanto, si creyendo que aman les es fácil a algunos maltratar, imaginad si encima la esposa es para ellos una compra, como su caballo, su casa, etc. 

En el siglo XVII, la mujer era eso, un pago, un regalo, una venta, una transacción… o como lo queráis llamar, pero desde luego nunca una verdadera esposa. Por lo tanto, se le trataba como si no fuese una persona, con deseos, emociones, dolor, miedo, etc., daba igual lo que ella sintiera y daba igual si sentía. 

Lo que me horroriza es que ahora, en el siglo XXI, sigamos siendo igual para muchos hombres. Ahora no nos compran, ni pagan a nuestros progenitores por nosotras, ni nos dan a cambio de un camello. Ya no somos moneda de cambio, ahora nos encuentran y dicen amarnos, nos enamoran, nos hacen confiar y creer que somos realmente personas para ellos, y después, nos encontramos con el dolor y la crueldad de golpe. Y una vez en ese punto, es muy difícil salir ilesa. La mayoría salen vivas, gracias al cielo, pero hay cada vez más muertas. Y eso es una señal de que esta sociedad y este mundo no van bien, pues hay hombres que no son correctos, no son sensibles, ni solidarios, ni respetuosos, no parecen personas, sino bestias. No los compararía nunca con animales pues los animales nunca harían eso

Ese tipo de hombre que hace daño a una mujer, es un hombre inseguro que se siente inferior y por eso precisamente se muestra prepotente. Es un hombre que teme a la mujer a la que hace daño y por eso le hace daño. Pero la teme por su propia estupidez e inseguridad. Nosotras no tenemos la culpa de nada y esto es algo difícil de aprender cuando estás metida en una tortura semejante. Pero me encantaría que todas las mujeres lo comprendieran: NO TENEMOS LA CULPA.

Las mujeres de mi novela, llamadas «mujeres sabias» lo son porque aprenden a valorarse y a ayudarse unas a otras. Se reconocen como hermanas ante el dolor, el temor, la intimidación, y la falta de respeto de los hombres. Y aprenden a distinguir a un hombre de verdad, a un hombre que es buena persona y que se valora a sí mismo, de un monstruo incapaz de amar ni de amarse. Y ese es el verdadero motivo de tanto dolor, la falta de amor por uno mismo. 

Las mujeres sabias de «Los mares del alba» se aman a sí mismas y aman a los hombres que las aman de verdad. Y en un tiempo en el que ser mujer significaba ser esclava, amarse a una misma era la mayor revolución interior y exterior que alguien puede hacer, y sigue siéndolo. ¡Qué valientes eran y qué valientes somos las mujeres!

Ojalá no olvidáramos nunca que lo somos, que dentro de nosotras existe una sabiduría tan honda que nos hace capaces de intuir antes de saber. Ojalá no confundiéramos tanto los sentimientos, por no escuchar esa sabiduría interna que poseemos. 

De todos modos, soy optimista y creo que las mujeres que nos dedicamos a transmitir a otras mujeres (y también a los hombres) el valor que hay en nosotras y en ellos, ponemos nuestro granito de arena para que esto cambie a mejor. Y estoy segura de que así será. Y llegará un día en que no vaya a vacunarme y me hagan un test sobre violencia de género, sino sobre el amor por uno mismo, por ejemplo. ¿Verdad que sería maravilloso? 

 

¡NI UNA MÁS, NI UNA MENOS!

Deja tu comentario bajo este artículo. Me interesa mucho tu opinión. 
Artículo publicado en la revista Cé CHIC para mentes abiertas.

 

Mar Cantero Sánchez

Autora de «Los mares del alba», (Plan B, Ediciones B/ Penguin Random House)

Directora de la revista Cé CHIC para mentes abiertas 

Playa de las mujeres sabias

Playa de las mujeres sabias

Como veis, la playa de las mujeres sabias donde arranca LOS MARES DEL ALBA tiene el mismo horizonte que la portada de la novela. 

Unas mujeres se reunían en la playa de Cap Negret, cada noche de luna llena. En dichos encuentros realizaban un extraño ritual alrededor de una hoguera, se introducían en la vagina una hierba denominada “beleño”, lo cual les provocaba la sensación de ser capaces de volar. La noticia llegó a oídos del Inquisidor Mayor de Valencia, Fray Jaime Bleda, natural de Algemesí, e instigador de la mayor expulsión de moriscos de la Historia desde el puerto de Dénia.

En un tiempo en que algunas mujeres eran llamadas brujas por su gran sabiduría, una de ellas, dio una vuelta de 360 grados a la historia de la Inquisición, enfrentándose a un poder al que nadie se había enfrentado nunca antes.

 

VER VÍDEO

 

LAS MUJERES QUE VOLABAN INTRODUCIÉNDOSE EN LA VAGINA UNA HIERBA LLAMADA BELEÑO

LAS MUJERES QUE VOLABAN INTRODUCIÉNDOSE EN LA VAGINA UNA HIERBA LLAMADA BELEÑO

LOS MARES DEL ALBA

Mar Cantero Sánchez

Plan B, Ediciones B,

Penguin Random House

 

LEE LAS PRIMERAS PÁGINAS

 

Los mares del alba, Mar Cantero Sánchez,Plan B, Penguin Random House

 

Altea, Levante español, principios del 1.600, siglo XVII. Unas mujeres, ​que se hacían llamar mujeres sabias, se reunían en la playa de Cap Negret, cada noche de luna llena. En dichos encuentros realizaban un extraño ritual alrededor de una hoguera, se introducían en la vagina una hierba denominada “beleño”, lo cual les provocaba la sensación de volar.

 

La noticia llegó a oídos del Inquisidor Mayor de Valencia, Fray Jaime Bleda, natural de Algemesí, e instigador de la mayor expulsión de moriscos de la Historia desde el puerto de Dénia. 

 

Descubre la fascinante historia de Isabel que te llevará de la mano por los pueblos del Levante español: Altea, Denia, Polop, las islas de Ibiza y Madeira, pasando por las ciudades de Valencia y Cartagena, hasta llegar al Nuevo Mundo. 

 

Una historia de amor invencible, una pasión inolvidable, y una gran enseñanza…

 

En un tiempo en que algunas mujeres eran llamadas brujas por su gran sabiduría, una de ellas, se enfrentó a un poder al que nadie se había enfrentado nunca antes. Sin embargo, todas las pruebas de su existencia fueron ocultas y así han permanecido hasta la escritura de esta novela. 

 

Las mujeres sabias existieron. Su mayor enseñanza: “Todo puede lograrse si encontramos la sabiduría que habita dentro de nosotros.” No lo dudes, solo a ti, te está destinado conocer sus secretos.  No lo dudes, solo a ti, te está destinado conocer sus secretos…​

 

¿Por qué la Iglesia persiguió a las brujas en la Edad Media? ¿Creía realmente en ellas, o solo eran la manifestación de un poder machista y reprimido sexualmente, temeroso de la libertad intelectual femenina?     

 

Descubre por qué la Inquisición terminó antes la persecución de las brujas en España, mientras en toda Europa, e incluso años después en Norteamérica, continuaba su captura.

 

¿Qué misterios o mágicas realidades descubrió el Santo Oficio? ¿Y por qué decidió ocultarlo al resto de la humanidad?

 

VER BOOKTRAILER

 

Mar Cantero Sánchez, nacida en Madrid. Escritora y coach. Creadora y directora de la revista “Cé Chic para mentes abiertas www.cechic.com Es articulista en las revistas Objetivo Bienestar y Cosmopolitan. Ha publicado novela romántica: Las chicas del club de Belly Dance, Yo tú él y vos… De Benidorm a Las vegas; Reset Love: Reiniciando el amor; Hay vida después de ti… ¡Y es genial!, y la novela negra El matarratas. Es la autora del texto de “El kamasutra de Pídeme lo que quieras”. También escribe autoayuda: La vida es fácil si sabes simplificar, publicado también en Portugal y en México; Escribe para ser feliz y La viajera de la felicidad. Piensa que el romanticismo y la autoayuda van unidos porque todos tenemos siempre algo que superar en el amor. 

Cé Chic en Green Press Comunicación

Cé Chic en Green Press Comunicación

¡No os lo podéis perder! Gracias a Maripi Gadet por esta maravillosa entrada para Cé Chic en Green Press Comunicación.

 

«Hacemos esta revista para todas aquellas personas que están dispuestas a aprender a mirar de otra forma.»

¿Te atreves?

 

VER

é Chic Para mentes abiertas, portada, foto Green Press Comunicación, Mar Cantero Sánchez

Nueva revista «Cé Chic para mentes abiertas»

Nueva revista «Cé Chic para mentes abiertas»

Llegó el momento. ¡Os presento a «Cé Chic para mentes abiertas»! El título lo dice todo.

 

Confío en que nuestro trabajo e ilusión sirva de conexión especial con vosotros viajer@s.

 

Que disfrutéis y, sobre todo, que vuestra mente abierta encuentre un espacio en el que expandirse aún más.

 

VER REVISTA

Cé Chic para mentes abiertas, frase 1, web pequeño, www.cechic

Hacemos Cé Chic:

Víctor Fernández Correas, José Luis Molinero Calvo, Mencía Yano,Mar Montilla, Arlette Geneve, Maripi Gadet, Elena M Lopez, Ruben Dario Avalos Flores, María Jesús Romero, Gregory Cajina, Juando Galiana López