¿Es solo una crisis pasajera?

¿Es solo una crisis pasajera?

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 206

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

A veces, las discusiones y el malestar que se crea por culpa de ellas, Psicología Práctica 207, portada, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.com pueden hacerte dudar de si debes continuar la relación con tu pareja o por el contrario, debes acabar de una vez con los problemas. Es muy común que, en algún momento, te canses y pienses en romper, pues no es fácil estar, como se suele decir “a las duras y a las maduras”, ya que “en las duras” se va minando la relación poco a poco y puede llegar un momento en que uno de los dos, esté cansado y no quiera continuar.

 

Aunque no siempre ha llegado el momento de romper, puede ocurrir que se trate solo de una crisis, quizá una de las fuertes, pero si los dos ponéis de vuestra parte, se puede solucionar. De las crisis podemos aprender mucho, sobre todo, a no repetir los mismos errores y a que no se vuelvan a repetir.

 

Pero lo difícil es saber distinguir en qué momento estáis en vuestra relación. Muchas parejas no lo diferencian y entonces pueden ocurrir dos cosas:

 

  1. O se empeñan en continuar juntos, por distintas razones: comodidad, miedo a quedarse solos, costumbre, etc., y el remedio puede ser peor que la enfermedad.
  2. O deciden terminar, porque ya están cansados de discutir y no conseguir que haya cambios positivos en la relación, cuando podrían haberlo arreglado y ser muy felices.

 

Si lo que queréis es solucionar las cosas y que vuestra relación cambie para mejor, es posible hacerlo, siempre que no se hayan agotado las tres cosas más importantes y necesarias: El amor, el respeto, y la confianza.

 

Con estas pautas, te ayudamos a aprender a distinguir si estáis al borde de una ruptura o si es el momento de aprender, mejorar las cosas, y seguir adelante más unidos que nunca:

 

  1. Tu vida es tuya: Puede sonarte obvio, pero en una relación puede llegar un momento en que ya no lo sea tanto. Recordar que cada uno tenéis una vida aparte del otro y que no sois una media naranja, sino una completa, es muy importante para saber distinguir si queréis continuar juntos o no.

 

  1. Compartir afinidades: ¿Seguís teniendo algo en común? ¿Os gusta hacer cosas juntos? Si ya no es así, quizá hay que replantearse seguir con vuestras vidas por separado, pues no pasarlo bien juntos es un síntoma de que romper es lo mejor para ambos.

 

  1. Sentirse admirados: Es realmente necesario estar con una persona a la que admiras y que te admire. Cada uno tiene su trabajo y su vida, sea del tipo que sea, no importa si uno de ellos trabaja en casa, lo importante es que el otro le admire por ello, por su capacidad, y por lo bien que cumple con sus responsabilidades.

 

  1. Psicología Práctica 207, psicopareja, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.comEscuchad al otro: Si solo sois capaces de escucharos a vosotros mismos, y no os paráis un momento a contemplar la posibilidad de que el otro tenga sus propias razones para estar así, no será posible distinguir realmente si es mejor romper o continuar. Para saberlo con exactitud, tenéis que conocer qué motivos han llevado al otro a sentirse al límite.

 

  1. Ayudaos sin eclipsaros: Sois dos y es bueno que os ayudéis, pero si uno empieza a solucionar los problemas al otro, la relación se verá afectada, tarde o temprano, por ese reparto de cargos que no es del todo correcto. Cada uno debe ser capaz de solucionar sus propios problemas y si necesita ayuda, lo pedirá y el otro estará ahí, pero no debe dejar su responsabilidad en manos de la pareja, como tampoco debe perder su capacidad para encontrar una solución por sí mismo.

 

Ya no siento lo mismo

Ya no siento lo mismo

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 204

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

Psicopareja Nº 204, Psicología Práctica, portada, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.comUna relación sexual sufre altibajos, como cualquier otro tipo de relación: amorosa, amistad, profesional, etc. No somos máquinas y no siempre nos sentimos igual. Los sentimientos y emociones repercuten en cualquier aspecto de la vida. Y si existe un aspecto de una relación en donde trascienda todo a la fibra sensible, es en el sexo.

 

Al ser cosa de dos, no siempre vamos a recibir lo que esperamos, ni tampoco vamos a poder dar siempre lo que se espera de nosotros. Ya lo decía Freud, “La sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, éticos y religiosos o espirituales.” Lo que quiere decir que en el terreno sexual estamos influidos, no solo por nuestra educación, cultura, época, etc., sino también por todo lo que nos pasa en el día a día. Cuando tenemos problemas, afecta al estado de ánimo y a nuestra capacidad para expresarnos sexualmente, puesto que la sexualidad es nuestra parte más sensible.

 

Por otra parte, la sexualidad influye de manera relevante en la buena comunicación, en la complicidad, y en la estabilidad de la pareja, ya que en el sexo, no se produce solamente una conexión física sino también una unión emocional muy necesaria para mantener la relación en buena forma. Sin embargo, no hay que preocuparse, pues hay maneras de tener una buena sexualidad, pese a los problemas que nos afectan en la vida.  Podéis tomar una actitud que ayude a seguir teniendo buenas relaciones sexuales, sin que los altibajos, resulten negativos.

 

5 ideas para seguir teniendo una sexualidad feliz y en complicidad:

 

  1. Mantened la mente abierta: El hecho de esperar más, puede resultar una decepción. Una de las claves de una buena relación sexual es precisamente la sorpresa. Permitid que el otro actúe según se sienta. Quizá hoy no os guste tanto como queríais, pero la próxima vez puede ser realmente un momento memorable.

 

  1. Dialogad: Hablar con la pareja de sexualidad no suele ser común, pero es muy necesario. Escuchar sobre sus gustos, deseos, e incluso fantasías, puede ser muy enriquecedor, porque aprendemos del otro y también de nosotros mismos.

 

  1. Psicopareja Nº 204, Psicología Práctica, psicopareja, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.comSed tolerantes: Pasado un tiempo de relación, la intensidad de la sexualidad puede bajar y quizá la monotonía empiece a aparecer. No os sintáis mal por esto, pues no tiene por qué ser negativo. Es posible que las relaciones sexuales cambien temporalmente pero nada es para siempre. Una relación consta de muchos días, dad tiempo al tiempo.

 

  1. Encontrar ayuda: A veces, basta con leer libros, ver películas, o hacer cosas en común que os satisfacen y despiertan vuestra sensualidad, como escuchar buena música, una cena romántica, bailar, un día de SPA, una escapada juntos, un buen masaje, etc. Si sentís que la pasión empieza a debilitarse, encontrad mecanismos que os motiven a vivir nuevas experienciassexuales, en las que los dos estéis de acuerdo.

 

  1. No perdáis la esencia: Recordad siempre lo que os enamoró del otro. Por mucho que los problemas os afecten y que vuestra relación sexual cambie temporalmente, no dejáis de ser quiénes sois. Quizá solo necesitáis un pequeño empujón, una pizca de erotismo que encienda la chispa y os devuelva la pasión de antes. Esto es posible si no olvidáis que seguís amándoos, ya que la actitud sexual es algo cambiante, tened en cuenta que el amor es más duradero.
Como sobrevivir a una mudanza

Como sobrevivir a una mudanza

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 203

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

Dicen que los cambios siempre son buenos, aunque a algunas Mar Cantero Sánchez, Psicopareja Nº 203, portada 2, www.marcanterosanchez.compersonas les asusten las mudanzas, pues implican un nuevo comienzo, una renovación. Pero un cambio de casa siempre enriquece y, sobre todo, airea la relación de una pareja. Puede renovar las ilusiones entre los dos, los sueños comunes, y los deseos de vivir una vida como realmente queréis vivirla.

Hasta ahí, todo bien. El problema surge cuando uno de los dos se da cuenta de que no está preparado para esa mudanza. La idea puede asustar por lo que creemos que implica. No es solo mudarse, con todo lo que conlleva en cuanto al cambio de ambiente (quizá también de ciudad o de país), de amigos y vecinos, de distancia con el lugar de trabajo, etc. También puede significar (y suele ser así) que el otro esté pensando en evolucionar como pareja, en dar un nuevo paso adelante, bien porque desea aumentar la familia, o porque se plantea con más seriedad, una continuidad de la relación con esa persona.

Además, el hogar es el único espacio de intimidad donde te sientes a gusto de verdad. Un cambio de casa puede afectar cambiando vuestra rutina, ya que el lugar donde vives está vinculado con los recuerdos vividos en él, las experiencias compartidas, los secretos, el descanso, la intimidad, y el amor. No obstante, una vez que tomáis la decisión conjunta de cambiar de vivienda, podéis seguir unas pautas que os harán más fácil la mudanza, reducirán el estrés, y os harán ver el cambio como una oportunidad, un nuevo reto. Además, os ayudarán a disfrutar de la parte divertida y de aprendizaje que todo cambio conlleva.

5 pautas para mudarse de casa como una pareja feliz:

1. Dialogar: El entendimiento y la comprensión entre los dos es la clave para superar los miedos. Si uno de los dos, teme el cambio, porque se siente agobiado ante esta nueva situación que implica avanzar en la vida, lo mejor es sincerarse con el otro, contándole los temores y las dudas, y saber qué espera realmente. Quizá nos estemos precipitando y saquemos conclusiones erróneas.

2. Superar la línea de confort: Esto puede asustar, pero salir de la rutina y hacer cosas nuevas un tiempo, eleva la autoestima y nos hace ver que somos capaces de mucho más de lo que imaginábamos.

3. Mar Cantero Sánchez, Psicopareja Nº 203, psicopareja, www.marcanterosanchez.com Abrirse al futuro: Seguramente surgirán expectativas ante lo que está por venir. Puede que sientas vértigo ante la idea de que la vida en tu nuevo hogar, no cumpla tus sueños. La nostalgia de lo anterior se mezcla con la esperanza ante la novedad y puede provocar sentimientos confusos. Lo mejor es abrirte a cualquier posibilidad, dejar atrás las ideas preconcebidas, confiar en la decisión que habéis tomado, y esperar siempre lo mejor.

4. Preparar el traslado: Hacerlo con antelación puede reducir el estrés. Algo que os beneficia a ambos, porque si no, pueden surgir discusiones estúpidas y sin sentido, sin que os deis cuenta. Y todo por no haber pensado en cuál es la mejor manera de trasladarse: horarios; fechas; etc.

5. Cualquier cambio es temporal: No pienses que este cambio de casa va a significar un estancamiento en tu vida, o que ya no te vas a mudar más. Tendemos a pensar esto cuando empezamos a sentirnos a gusto en un sitio, pero la vida no funciona así. Nada es para siempre, y las casas son simplemente lugares por los que tú pasas durante el tiempo de tu vida. Tú vives tu casa y no al revés. Si te das cuenta de esto, comprenderás que esta mudanza es un cambio más, de los muchos que habrá en tu vida.

 

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach

Trabaja mucho… ¡casi no nos vemos!

Trabaja mucho… ¡casi no nos vemos!

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 202

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

El trabajo no es lo más importante de la vida, pero a veces, nos ocupa tantas horas que puede mermar la cercanía en una relación, y la convivencia se resiente. El problema aumenta cuando es solo uno de los miembros de la pareja quien trabaja demasiado y el otro se ve obligado a esperarle siempre.

 

Mar Cantero Sánchez, portada, psicologia practica 202, www.marcanterosanchez.comRecibir excusas continuamente porque no puede acudir a esa cena con amigos o a ese evento importante, acaba molestando al otro, que no siempre va a estar tan solícito para aceptar una explicación que llega mal y tarde. Además, sentir que para el otro, el trabajo está por encima de la relación, hace pensar y sentir que uno no es tan importante para la pareja como creíamos.

 

Lo malo es que en la mayoría de los casos, no se pueden reducir las horas laborales, o no se puede cambiar el horario, y ante una situación así, parece que no hay solución. Sin embargo, la hay. No se trata de cambiar el trabajo, ya que no se puede, sino de cambiar un poco la forma de conducir la relación para que las carencias de tiempo para pasar juntos, no se noten tanto y no dejen huella.

 

5 pautas que puedes dar para salvar e incluso mejorar la relación, a pesar del trabajo:

 

  1. Calidad, no cantidad: Esta frase tan oída encierra una sabiduría enorme. No por pasar mucho tiempo juntos, vais a ser más felices. Lo importante es cómo pasáis el tiempo que tenéis para estar juntos, si hacéis cosas que os llenen y os unan, u os limitáis a estar uno al lado del otro. El tiempo de calidad es el que tenéis que encontrar.

 

  1. Aprovechad los minutos: Porque cualquier momento es bueno para darse un beso, un abrazo, un achuchón o algo más. Para contaros algo que no sabéis o sencillamente para hablar de vuestro día. Cada minuto cuenta y si lo aprovecháis bien, valdrá la pena.

 

  1. Usad la tecnología: Ya que vivimos en una época en la que es tan fácil mandar un whatsapp diciendo algo bonito, es cuestión de querer hacerlo. Puedes tardar apenas unos segundos pero no solo le servirá a tu pareja, también a ti. Liberarás un poco la tensión del trabajo y además, el otro sabrá que sigue en tu pensamiento.

 

  1. Mar Cantero Sánchez, psicopareja, psicologia practica 202, www.marcanterosanchez.coNo perdáis más tiempo: Si lo que os falta es tiempo para estar juntos por culpa del trabajo, no lo perdáis discutiendo, con malos rollos, o malas caras. Es bueno hablar, pero no discutir. Recordad que el tiempo vuela y lo más inteligente es aprovechar el poco que tenéis para pasarlo bien entre vosotros.

 

  1. Comunicaos: Ya hemos dicho que hablar es importante pero la comunicación no son siempre palabras. También habrá veces que no estéis solos y no podáis hablar de lo que queráis. Una caricia, una mano cogida, un detalle sutil pero agradable. Cualquier gesto pequeño que implique complicidad puede lograr un sentimiento grande de felicidad.

 

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies