Atrévete a brillar sin despertar envidias

Atrévete a brillar sin despertar envidias

¿Te preocupa que te acusen de prepotente o vanidosa, si destacas en tu profesión o entre tus amigos? No ocultes tu potencial, pues sólo conseguirás frustrarte. Te contamos qué puedes hacer para brillar sin miedo.

¿Conoces el cuento de la luciérnaga? Huía de una serpiente, hasta que se atrevió a preguntarle por qué la perseguía, si no pertenecía a su cadena alimenticia. La serpiente le respondió: Porque no soporto verte brillar. Es así como te sientes cuando ves que alguien se muestra incómodo o incluso molesto ante tus capacidades, sin embargo, nadie tiene derecho a cortarte las alas, ni a hacer que te sientas mal por ser como eres. La psicoterapeuta Sue Patton Thoele, asegura en su libro “El coraje de ser tú misma”, que las mujeres sentimos a menudo la obligación de subestimarnos. Es algo inconsciente y casi involuntario, provocado por un temor interno a que, si somos brillantes, llamaremos demasiado la atención y provocaremos envidia. En este artículo te damos algunas pautas para que puedas brillar sin intimidar a nadie y sin dejar que te intimiden.

PORTADA COSMO 251 atrevete a brillar¡Despreocúpate!

Marta temía lo que pudieran pensar sus compañeros de trabajo si se mostraba más creativa y esto hacía que se sintiera frustrada. Pronto se dio cuenta que, evitando destacar, no apaciguaba la tensión y la competitividad existentes. Como Marta, lo principal es que comprendas que el problema no es tuyo. Si alguien tiene cierta rivalidad contigo, no es por la calidad de tu trabajo, sino porque esa persona se siente insegura y su autoestima es tan baja que necesita competir. No le sigas el juego. La competencia sólo merece la pena cuando es positiva. No te preocupes y permite que sea ella misma quien solucione su problema.

No te escondas

Algunas personas pueden sentirse amenazadas por tus cualidades, pero esa no es razón para ocultarlas. Esconderte de los demás no soluciona nada, porque no podrás esconderte de ti misma también. Si eres creativa, necesitas mostrar tus habilidades. No te cortes, pues tu creatividad es una parte maravillosa de ti misma que te hace crecer, desarrollarte y evolucionar, en tu trabajo y en la vida. Muéstrate como eres en todo momento, pues es una forma de aportar mucho en tus quehaceres cotidianos. Deja de esconderte y sé tú misma, pero acepta que no puedes caerle bien a todo el mundo. ¡A todos nos pasa!

Arriésgate

Algunos piensan: ¿Para qué arriesgarme si estoy bien así? La respuesta es que siempre se puede estar mejor. Desear mejorar forma parte de la naturaleza humana, pero para conseguirlo, a veces hay que atreverse a saltar al vacío. Todo en la vida es riesgo, y el riesgo implica cambio, y cambiar es necesario para no estancarse. Recuerda esta frase: “Si quieres cosas nuevas, haz cosas nuevas.” Da igual si es trabajando o en cualquier otro aspecto de tu vida, si te arriesgas puedes perder, pero si no lo haces, perderás seguro. Vincent Van Gogh se hizo esta pregunta: “¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?” En el crecimiento está el riesgo, no lo olvides.

Valora tus ideas

¿Quién puede decir que las ideas que aportas, son mejores o peores que las de cualquiera? Está muy bien aceptar las críticas, siempre que sean constructivas y objetivas, pero no des por hecho que cualquier opinión vale más que la tuya. A veces, la frescura de lo nuevo aporta una perspectiva diferente. Y si por el contrario, eres experta en algo, valora tu experiencia. El truco está en no intentar impresionar a nadie, no necesitas agradar a todo el mundo, sino tener claro que, lo acepten o no, tus aportaciones tienen un valor que sólo puedes medir por ti misma. Recuerda que no siempre tienes que depender de la aprobación de los demás. ¡Tu opinión también es importante!

PORTADA COSMO 251De tú a tú

No eres más, ni mejor que los que te rodean por ser creativa, pero tampoco eres menos que nadie. Todos somos personas y actuar desde la igualdad, hará que seas consciente de esto en cada momento. No importa si es tu jefe, tu mejor amiga, o tu novio, lo importante es que tú eres la misma persona para todos ellos y esto no lo puedes cambiar, aunque los trates de manera diferente, según la afinidad y la confianza que tengas con cada uno. Hablar de igual a igual, sin mostrar superioridad y siempre con respeto, hace que ocupes tu lugar, ni más ni menos, y verás que así nadie se siente amenazado.

Todos sentimos envidia

¿Has oído hablar de la envidia sana? Nadie puede tirar la primera piedra y decir que nunca ha sentido envidia. Todos la sentimos cuando vemos en otra persona, el éxito que queremos tener, las cosas que deseamos, o el amor que estamos buscando desde hace tiempo. Es completamente humano, y saberlo, evitará en ti una reacción negativa cuando te ocurra. No pretendas no sentir envidia, es mejor si aprendes a expresarla debidamente sin hacer daño a los demás. Reconocerla y demostrarla de forma positiva, hará que liberes ese sentimiento de culpa que te provoca, en lugar de permitir que se convierta en un deseo de fastidiar al otro.

Mantén tu postura

Es fácil ser brillante cuando no te muestras exigente, pero tampoco indecisa. Una vez que has decidido enseñar lo que vales, es primordial que mantengas tu postura ante las reacciones ajenas pues, reafirmarte, aumenta tu auto estima y aminora el miedo a las críticas. No todos estarán dispuestos a apoyarte, pero esto no debe hacer que te tambalees. Observa, escucha, y permite que cada cual se muestre como es. Defender aquello en lo que crees, sin exigirle a nadie su apoyo, es una lección que viene bien a todos. Regálasela, y si además quieren apoyarte, aprovéchalo. ¡Es tu momento!

RECUADRO

Puedes arrancar de cuajo la envidia o los celos que tu potencial provoca en los demás, siguiendo estos pasos…

. Sé tú misma: La naturalidad y la espontaneidad son muy apreciadas por todo el mundo, en cualquier ámbito en el que te muevas. Pero recuerda que también es importante crecer y cambiar, cuando es necesario.

. Apuesta por la humildad: Ser humilde no significa dejar que los demás hagan contigo lo que quieran. Tampoco se trata de arrastrarte ante nadie, sino de comportarte de forma sencilla, sin querer aparentar lo que no eres. Además, la humildad es el mejor reclamo para que los demás se muestren receptivos a tus ideas.

. Disfruta de lo que haces: ¿Cómo vas a mostrar tu potencial, si tienes miedo o estás incómoda? Disfrutar de cada momento, es la base para desarrollar tu parte creativa y para que puedan ver lo mucho que vales. Trabaja, vive, y experimenta, pero ¡no olvides divertirte!

. Sé compañera: Comparte tus ideas y habilidades, así abrirás la puerta para que ellos participen y se involucren también, consiguiendo que la envidia desaparezca como ¡por arte de magia!

. Pide y acepta sugerencias: Es mejor sugerir que aconsejar, pues nadie puede ponerse completamente en la piel del otro. Por eso, cuando veas que alguien intenta darte un consejo, reacciona pidiéndole una sugerencia: ¿Qué aportarías?, ¿Cómo lo mejorarías?, ¿Qué añadirías?, etc. Aconsejar es muy fácil pues no implica una acción real. Sugerir es más complicado, pero es infinitamente más útil.

Mar Cantero Sánchez

Descargar artículo en PDF descarga pdf

El Factor Padre

El Factor Padre

¿Sabías que la relación que tuviste con tu padre, influye en las relaciones que tienes ahora con los hombres? Te contamos por qué y te damos algunas ideas para manejarlo.

img003 [1600x1200]El factor padre en tus relaciones

¿Crees que no puedes encontrar a nadie mejor que tu padre? O debido a la relación problemática que tuvisteis, ¿desconfias y piensas que todos los hombres son iguales? En su libro “Padres fuertes, hijas felices”, la Dra. Meg Meeker señala que la relación que se instala entre un padre y una hija, es un verdadero guía hacia el mundo exterior. “Los padres tienen un impacto decisivo en la vida futura de su niña, tanto en el aspecto profesional como el sentimental y amoroso”, explica Meeker. Te presentamos los tipos de padre más comunes. Identifica cuál ha sido el tuyo y descubre cómo la relación ha podido influir en ti.

El padre duro
EL QUE TE TRATA COMO A UN CHICO

Lo normal es que prefieras ir de compras que a un partido de fútbol, aunque te pueden gustar las dos cosas, ¿por qué no? ¿Le parecías ñoña, si llorabas? Este tipo de padre apaga inconscientemente tu femineidad. No respetaba tu sensibilidad femenina y se confundía al tratarte con rudeza, haciéndote creer que no podías expresar tus miedos. Para una chica, es importante hablar de sus dudas y temores, y le creará gran confusión ver que su padre piensa que la crítica, es una manera de endurecerla para enfrentarse al mundo. Crecer en un ambiente en el que te motiven y te animen a correr riesgos, hace que te desarrolles sabiendo que puedes aceptar los retos de la vida, pero si te dan el mensaje de que nunca eres lo suficientemente buena, puede causar que tu actitud sea demasiado intensa y provoque tensión en tus relaciones al buscar la aprobación de los demás, con tu jefe, tus compañeros de trabajo, o tu novio, en lugar de confiar en tu instinto para hacer bien las cosas. Este tipo de padre, también puede hacer que seas hiper sensible a las críticas, incluso a las bromas. Deja de intentar caerle bien a todo el mundo, si no es así, significa que tienes tu propia personalidad y forma de ser. ¡Sé tú misma y muéstrate tal como eres, sin miedo!

La figura de tu padre tiene gran relevancia al relacionarte con el sexo opuesto. Influye incluso en el tipo de pareja que sueles escoger.

El ausente o distante
EL QUE PASA DE TODO

¿Su presencia se reducía a un regalo por tu cumpleaños y una llamada en fechas señaladas? No siempre el padre distante lo es, porque no está físicamente, la distancia también se marca si no participa en la educación de su hija de una forma íntima y directa, sino que se limita a satisfacer sus necesidades, dejando a la madre la tarea de educar. Según la Dra. Meeker, “Cuando el padre se aleja de la vida de la hija, ella se debilita en su capacidad para tener relaciones sanas con otros hombres y decae su percepción de lo que es capaz de lograr. El factor de mayor influencia sobre la autoestima de las chicas, es el afecto paterno. Para mejorar la imagen que tiene de sí misma una chica, el padre tiene que expresarlo de forma física.” Si necesitas que te demuestren cariño, empieza por darlo tú. Quien da, siempre recibe.

Articulo del Cosmopólitan de Mar Cantero tal como fué publicadoEl protector y absorbente
EL QUE CREA DEPENDENCIA

¿Recurrías a él para todo, hasta para ir de compras? ¿Eras el centro de su universo? Si tuviste un padre para quien tú eras lo único importante, debes saber que para el resto del mundo, no va a ser igual. Su misión principal es proteger a su hijita, lo cual está muy bien, pero sólo cuando esa protección es coherente y viene acompañada de la libertad que necesitabas para desarrollarte. Pero algunos padres protegen tanto, que convierten a sus hijas en seres dependientes y esto hará que después busquen a un hombre de quien depender de la misma manera. Aunque en realidad son ellos los que dependen del cariño de su hija, por eso se muestran tan absorbentes. Si no sabes vivir sin un hombre a tu lado, es probable que hayas tenido este tipo de padre. ¡No necesitas a un hombre para cambiar una bombilla! Puedes pagar a alguien para que lo haga o, ¡hacerlo tú!

¿Eres la niña de papá?
EL QUE DICE SÍ A TODO

La mala noticia es que ahora debes dejar de serlo y has descubierto que las cosas no salen siempre como quieres. Según explica la psiquiatra Peggy Drexler, autora del libro “Nuestros padres, nosotras mismas”, el padre es quien marca las expectativas de una mujer, sobre cómo deben comportarse los hombres en su vida. ¡Abre los ojos, estás en el mundo real! Tu jefe puede decirte lo que necesitas escuchar en un momento dado; tu pareja no siempre va a estar de acuerdo contigo; y ve acostumbrándote a que tus amigos, si son auténticos, te digan la verdad aunque sean hombres. Abandonar el trono de princesa de la casa, cuesta un poco, pero es necesario para adaptarte al mundo real. Saber que los planes que has hecho, a veces tienen que cambiarse, es un gran paso adelante. Deja de intentar salirte siempre con la tuya y ten en cuenta que se crece ante los obstáculos. ¡Inténtalo!

El padre compañero
EL QUE VA DE COLEGA

Tenía miedo a ponerte límites porque creía que la imagen que tenías de él, cambiaría. Pero las chicas necesitan límites y ser padre es diferente a ser amigo. La clave es, que las normas que se impongan en la relación padre-hija, estén en equilibrio con la diversión. Las chicas que charlan con sus padres se sienten queridas porque son escuchadas y sus opiniones se tienen en cuenta. Hablar de temas importantes, como el sexo o las relaciones con los hombres, es primordial y una buena oportunidad para el padre, de transmitir a su hija lo que cree que es bueno para ella. Relaciónate con hombres con los que te sientas escuchada y a los que tú también escuches. La amistad entre hombre y mujer puede darse, ¡incluso con tu pareja!

“3 ideas para compartir tu tiempo con papá”

Los padres subestiman la importancia que tienen en la vida de sus hijas, al ser la primera figura masculina que conocen. Se alejan pronto, sin saber lo mucho que les necesitan y quieren llevarse bien con ellos. Tú ya no eres una niña, pero papá no parece tenerlo tan claro como tú. Puedes hacérselo entender:

. Planea un día con él: Invítale a comer o al cine, llévale de excursión o a disfrutar de un acto cultural. Necesitas compartir parte de tu vida de adulta con tu padre, para sentir que acepta tu independencia y empieza a conocerte como mujer.
. Mantén el contacto: Aunque seas mayor, él sigue siendo tu padre y seguramente estará dispuesto a tener una charla de adultos con su hija a menudo. Permite que se sorprenda de la maravillosa mujer en la que te has convertido.
. Muéstrale a qué te dedicas: Háblale de tu profesión. Queda con él en tu lugar de trabajo, preséntale a tus compañeros y a tu jefe, y permite que ellos hablen de ti como profesional. Te sentirás satisfecha al ver lo orgulloso que está de ti.

Mar Cantero Sánchez
www.marcanterosanchez.com

 Descarga artículo en Pdf

descarga pdf