Trabaja mucho… ¡casi no nos vemos!

Trabaja mucho… ¡casi no nos vemos!

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 202

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

El trabajo no es lo más importante de la vida, pero a veces, nos ocupa tantas horas que puede mermar la cercanía en una relación, y la convivencia se resiente. El problema aumenta cuando es solo uno de los miembros de la pareja quien trabaja demasiado y el otro se ve obligado a esperarle siempre.

 

Mar Cantero Sánchez, portada, psicologia practica 202, www.marcanterosanchez.comRecibir excusas continuamente porque no puede acudir a esa cena con amigos o a ese evento importante, acaba molestando al otro, que no siempre va a estar tan solícito para aceptar una explicación que llega mal y tarde. Además, sentir que para el otro, el trabajo está por encima de la relación, hace pensar y sentir que uno no es tan importante para la pareja como creíamos.

 

Lo malo es que en la mayoría de los casos, no se pueden reducir las horas laborales, o no se puede cambiar el horario, y ante una situación así, parece que no hay solución. Sin embargo, la hay. No se trata de cambiar el trabajo, ya que no se puede, sino de cambiar un poco la forma de conducir la relación para que las carencias de tiempo para pasar juntos, no se noten tanto y no dejen huella.

 

5 pautas que puedes dar para salvar e incluso mejorar la relación, a pesar del trabajo:

 

  1. Calidad, no cantidad: Esta frase tan oída encierra una sabiduría enorme. No por pasar mucho tiempo juntos, vais a ser más felices. Lo importante es cómo pasáis el tiempo que tenéis para estar juntos, si hacéis cosas que os llenen y os unan, u os limitáis a estar uno al lado del otro. El tiempo de calidad es el que tenéis que encontrar.

 

  1. Aprovechad los minutos: Porque cualquier momento es bueno para darse un beso, un abrazo, un achuchón o algo más. Para contaros algo que no sabéis o sencillamente para hablar de vuestro día. Cada minuto cuenta y si lo aprovecháis bien, valdrá la pena.

 

  1. Usad la tecnología: Ya que vivimos en una época en la que es tan fácil mandar un whatsapp diciendo algo bonito, es cuestión de querer hacerlo. Puedes tardar apenas unos segundos pero no solo le servirá a tu pareja, también a ti. Liberarás un poco la tensión del trabajo y además, el otro sabrá que sigue en tu pensamiento.

 

  1. Mar Cantero Sánchez, psicopareja, psicologia practica 202, www.marcanterosanchez.coNo perdáis más tiempo: Si lo que os falta es tiempo para estar juntos por culpa del trabajo, no lo perdáis discutiendo, con malos rollos, o malas caras. Es bueno hablar, pero no discutir. Recordad que el tiempo vuela y lo más inteligente es aprovechar el poco que tenéis para pasarlo bien entre vosotros.

 

  1. Comunicaos: Ya hemos dicho que hablar es importante pero la comunicación no son siempre palabras. También habrá veces que no estéis solos y no podáis hablar de lo que queráis. Una caricia, una mano cogida, un detalle sutil pero agradable. Cualquier gesto pequeño que implique complicidad puede lograr un sentimiento grande de felicidad.

 

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach

 

¿Has caído en una trampa mental?

¿Has caído en una trampa mental?

Revista Objetivo Bienestar Nº 21

Autora: Mar Cantero Sánchez 

 

objetivo-bienestar-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-www-marcanterosanchez-com

A veces dices sí cuando quieres decir no.

O eres de naturaleza complaciente, porque crees que es más importante contentar a los demás: no sea que vayas a tener un conflicto…

Y es que la inteligencia puede ser tan locuaz como engañosa.

De ahí a que caigamos en las «psicotrampas».

¿Quieres evitarlas? 

 

¿Has oído hablar de las “psicotrampas”? Es cuando objetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-portada-www-marcanterosanchez-com-tú misma te pones impedimentos manteniendo una actitud que, aunque en principio es positiva, no te favorece en absoluto pues te lleva a conseguir un resultado negativo. La frase “tirar piedras a tu tejado” expresa muy bien lo que hace nuestra mente cuando nos pone una trampa psicológica de la que no somos conscientes. Y ahí está el problema, al no darte cuenta de lo que estás haciendo, es muy difícil salir de esa trampa mental y emocional, para tomar otro camino y seguir adelante. Según el psicólogo italiano Giorgio Nardone, fundador del Centro de Terapia Estratégica de Arezzo (Italia): “algunas de las maneras desentir o pensar pueden llegar a ser enfermizas si se practican al límite o se pueden convertir en una «psicotrampa» que nos amargue la vida, si no se le pone solución.” Y es ahí, cuando debes echar el freno y cambiar de actitud, en cuanto sientas que estás sufriendo y que no vas hacia dónde te gustaría, pues tu comportamiento te está llevando a dónde no quieres estar.

A continuación te contamos algunas de las “psicotrampas” más comunes, en las que caemos la mayoría de nosotros.

 

15 trampas psicológicas o emocionales:

(Actitudes que, como suele decirse, no te llevan a ningún lado…)

 

1 INTENTAS CAER BIEN A TODO EL MUNDO

Para sentirte bien contigo misma…

Curiosamente, el resultado que consigues con esta actitud es todo lo contrario a lo que buscas. Inconscientemente, piensas que si le caes bien a todo el mundo, serás más feliz pues te sentirás más segura, pero estás persiguiendo un imposible. No puedes caer bien a todos, porque tampoco todos pueden caerte bien a ti. Todos tenemos nuestras preferencias, gustos, opiniones, creencias, etc. Por eso, conectamos con unas personas y con otras no. Por tanto, con esta actitud será fácil que caigas en la trampa de hacer algo que en realidad no quieres hacer, o de dejar de hacer lo que te gustaría, con la intención de caer bien a los demás.

SOLUCIÓN: objetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-pag-1-www-marcanterosanchez-comNo pienses tanto en lo que piensan los otros de ti. Haz siempre lo que tú quieres hacer, sin preocuparte si va a gustar o no. Y si resulta que no gusta, ten en cuenta que lo más importante es lo que tú pienses de ti misma y que te sientas bien con lo que haces en cada momento. Lo que piensen los demás sobre ti, es su problema, no el tuyo.

 

2 CONFIAS DEMASIADO

En todo aquel que te dora la píldora…

Es genial escuchar piropos y cosas bonitas sobre nosotros, pero no siempre son auténticos, pues algunas personas no creen realmente todo lo que dicen. Generalmente, los que se pasan echándonos flores o cumplidos innecesarios, ocultan una intención posterior. Son aquellos que te endulzan los oídos, con la idea de conseguir algo de ti que, seguramente, no te va a gustar. Y lo malo es que si mantienes la actitud de confiar en todo el mundo, te puedes llevar grandes sorpresas con resultados muy negativos, como decepciones con esas personas cuando descubres que todo lo decían, llevados solamente por un interés propio.

SOLUCIÓN: Que no te convenzan con buenas palabras. “Hechos son amores y no buenas razones.” Espera a que esas personas se muestren primero como son en realidad y después, decide si vas a confiar en ellos o no.

 

3 NO DICES NUNCA “NO”

Aunque seas tú quien se fastidie…

¿Crees que es imposible negar algo a algunas personas? Esta es la creencia de quien dice a todo que sí, pero esto implica que algunos hagan contigo lo que quieran. Y eso, te va a pasar factura tarde o temprano. Puede ser difícil decir no, pero es muy necesario a veces, para dejar claras las cosas, al menos las importantes. Si no lo haces, te verás envuelta en situaciones incómodas en las que no te gusta estar y te preguntarás cómo has llegado hasta ellas. Aunque pueda parecer que no todo depende de ti, pues hay personas que se niegan a admitir un no por respuesta, tú eres la única responsable si te dejas llevar por alguien que intenta manipularte de alguna forma.

SOLUCIÓN: Lo mejor es que digas no desde el principio, pero nunca es tarde. Si te cuesta, empieza poniendo excusas, aunque sean inventadas. Todo es cuestión de práctica, verás cómo poco a poco te será más fácil, hasta que seas capaz de negarte sin tener que dar explicaciones.

 

4 TE QUEJAS CONTINUAMENTE

De que las cosas no salen como te gustaría…

Todos nos quejamos en ocasiones, pero existe una actitud de queja constante que es muy nociva para quien la tiene y para quien la escucha. Si, a veces, caes en el error de pensar que la queja es parte de la solución a un problema, puedo asegurarte que no es así. Quejarte solo hace más consciente el pensamiento de que no puedes hacer nada para cambiar las cosas por tus propios medios. Te convierte en una víctima incapaz de solucionar tus propios problemas y te paraliza. Además deja tu auto estima por los suelos, puesto que esa incapacidad procede de una creencia errónea sobre ti misma, que está arraigada en tu interior.

Como decía Einstein: No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos. Abandona la queja para ponerte en un lugar desde donde sea más fácil para ti encontrar soluciones.

 

5 RETRASAS LO QUE QUIERES HACER

Nunca es el momento adecuado para empezar…

La “procrastinación” no debe confundirse con la pereza. Un perezoso puede retrasar hacer algo que le resulta tedioso o no le interesa mucho, pero al final lo hace. Pero alguien que sufre procrastinación, no suele encontrar nunca el momento de hacer las cosas que más le importan, las que le llevarían a cumplir sus objetivos o sueños. Este trastorno del comportamiento, se convierte en una verdadera incapacidad para hacer lo que más deseamos. Si sientes que postergas las cosas por sistema, precisamente las que son más importantes para ti, piensa que lo haces porque inconscientemente tienes miedo al fracaso, a la deceobjetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-pag-2-www-marcanterosanchez-compción, a lo que puedas encontrar en el camino, etc. Obsérvate, pues seguramente no te ocurre lo mismo con las cosas menos importantes que las haces sin ninguna dificultad.

SOLUCIÓN: No mires el todo, sino las partes. Si te asusta comenzar, empieza por una parte pequeña y disfruta de ella. Recuerda que un camino comienza en un solo paso. Como decía el poema “Ítaca” de Kavafis, no solo importa el destino, sino también el viaje.

 

6 TE SIENTES CULPABLE POR TODO

Por lo que haces y por lo que no haces…

En mi libro “La vida es fácil si sabes simplificar (Zenith)”, recomiendo dejar a un lado ese sentimiento de culpa que te asalta en ocasiones, sin que te pares a pensar en cuáles son los motivos para que te sientas así. El sentimiento de culpa puede hacerse tan cotidiano, que ya ni te molestes en analizar su origen, ni mucho menos sus consecuencias. Pero te aseguro que los resultados de esta culpa son siempre fatales. No confundas la culpabilidad con la responsabilidad y piensa que, buscar culpables, es un gran error y una enorme pérdida de tiempo.

SOLUCIÓN: Piensa de forma lógica. Tú no eres culpable de cometer errores, precisamente porque todos nos equivocamos y eso forma parte del aprendizaje. Ni tampoco eres culpable de tomar decisiones que no te llevan a buen puerto. Es así como debe ser la vida, pues la perfección no existe. Si comprendes que ambas cosas son sólo pasos en el camino, dejarás de culpabilizarte por todo, vivirás más fácilmente, y serás más feliz.

 

7 PERMITES QUE NO TE RESPETEN

Aceptas las faltas de respeto de otros y las tuyas

Aceptar las faltas de respeto de los demás es una consecuencia directa de la falta de respeto que sientes hacia ti misma. Cuando una persona se respeta, demuestra ese respeto en cada una de sus actitudes y comportamientos, en sus acciones, su forma de hablar, sus pensamientos, sus forma de manejar sus propias emociones, etc. Lo contrario, es una persona que se muestra fuera de sí, en cada momento. Son los que se muestran exigentes con los demás, mostrando su inseguridad con actitudes incoherentes, con una forma de hablar despectiva o con gritos, o quejándose continuamente de que no son respetados. Y creen, erróneamente, que así consiguen que se les respete. No es así, el respeto no se exige, se gana. Primero, respetándose a uno mismo y después respetando a los demás.

SOLUCIÓN: Respetarte significa en primer lugar, valorarte. Si no te valoras o no te amas, no te puedes respetar ni pedir que te respeten, y tampoco tú serás capaz de respetar a los demás. Respeta a todos sin distinción, pero no te olvides de ti misma.

 

8 CAES DOS VECES EN LA MISMA PIEDRA

Porque no has aprendido la lección…

Recuerda la frase que dice “Si me haces daño una vez, es culpa tuya Si son dos veces, la es culpa mía.” No depende de los demás, el hecho de que caigas en el mismo error una y otra vez, sino únicamente de ti misma. Tú eres quien debe decidir qué es lo que quieres que haya en tu vida: qué tipo de relaciones, personas, situaciones, etc. Tú eres quien ha de tomar la decisión de no repetir lo que no deseas. Si algo negativo regresa a tu vida, échalo. Si eres tú quien repite acciones y actitudes nocivas, párate en seco y reflexiona. ¿Qué aprendiste la primera vez? De tu respuesta depende que no caigas en lo mismo, una segunda. Lo negativo solo te hace daño y no aporta nada beneficioso a tu vida.

SOLUCIÓN: Haz lo que haga faltapara sacar de tu mente todo lo que te hace daño y para evitar que vuelva a formar parte de ti. Desde apuntarte a clases de baile para distraerte, hasta irte a visitar un país extranjero para mantener la mente abierta. Cualquier cosa positiva sirve, si te aleja de aquello nocivo en lo que puedes volver a caer.

 

9 TE COMPARAS CON OTROS

Y con sus éxitos…

En “La vida es fácil” digo que “compararte con otras personas no sirve de nada. Tú no conoces su situación real, ni los porqués, ni los cómos, de su vida. Por lo tanto, si ves que otro no intenta hacer lo que desea, tendrá sus propias razones, pero indudablemente no son las tuyas. Y si es al contrario y te estás comparando con alguien que ya lo ha conseguido, que sus pasos te sirvan de aprendizaje para seguir adelante y no para frenarte.”

SOLUCIÓN: Aprende de los que han llegado dónde quieren estar y han conseguido lo que desean, incluso de aquellos que ya tienen lo que tú deseas conseguir. Utilízalos para ser mejor cada día, no hay nada malo en ello. Que su ejemplo y su historia te sirva para aprender y avanzar, en lugar de sentir que su éxito te paraliza. Piensa que si ellos han podido hacerlo, tú también puedes.

 

10 TE AUTO SABOobjetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-pag-3-www-marcanterosanchez-comTEAS

Tiras piedras delante de ti…

La mayoría de la gente va por la vida levantando obstáculos en su camino, sin darse cuenta. Hay un chiste que circula por internet que habla de la diferencia entre el pensamiento japonés y el español: Lo que piensa un japonés cuando ve que alguien ha hecho algo es: yo también puedo hacerlo. Y lo que piensa cuando ve que existe algo que no ha hecho nadie es: Yo seré el primero en hacerlo. Ante lo segundo, el español piensa: Si no lo ha hecho nadie, ¿para qué voy a hacerlo yo? Y ante lo primero: Si alguien puede hacerlo, que lo haga él. Lamentablemente, esto a veces es una realidad, pues en nuestra cultura, la educación que hemos tenido es de temer al riesgo, en lugar de abrazarlo como recurso para avanzar. Olvídate de todo eso y deja de ponerte las cosas más difíciles de lo que son.

SOLUCIÓN: En general, nos cuesta entender que todo es posible y que, lo único que nos separa del éxito, es la falta de decisión y de acción. Pero recuerda que si te pones las cosas fáciles, será la mejor manera de acabar con el auto sabotaje y dirigirte a dónde quieres estar.

 

11 PIENSAS NEGATIVAMENTE

Sobre ti misma y sobre tu vida…

A veces, esto le ocurre a alguien que no es capaz de creer que hay nada bueno en su vida, pero estos son casos extremos. Aunque tengas muy bajo el nivel de auto estima, siempre existe algún pensamiento positivo sobre ti misma que aflora en el momento en que lo necesitas. No obstante, también puedes pensar mal de ti, porque temes parecer altiva y poco humilde, porque temes lo que te digan otros, o cómo reaccionen ante lo que piensas o cuentas de tu vida. Incluso, aunque reaccionen bien delante de ti, es posible que temas que te critiquen o te envidien, por detrás. Estos temores pueden ser una realidad, pero también pueden ser el reflejo de tus propios pensamientos. Si te cuesta celebrar el éxito de los otros, alegrarte por sus logros, por los cambios que ocurran en sus vidas, etc., inconscientemente vas a pensar que a ellos les ocurre lo mismo contigo.

SOLUCIÓN: Si te empeñas en pensar, hablar, y opinar mal sobre ti misma, lo malo de tu vida no cambiará, ni se moverá siquiera, y persistirá mientras insistas en tener pensamientos nocivos. Déjalos atrás. Haz un esfuerzo por pensar bien sobre ti y… ¡Verás cómo empiezan a cambiar las cosas!

 

12 ENTRAS EN GUERRAS AJENAS   

En conflictos que no tienen nada que ver contigo…

“Algunos están tan acostumbradas a tener conflictos que, si no los tienen, sienten como si su vida perdiera su importancia, su razón de ser, incluso su utilidad. Esta traicionera creencia, está arraigada en su interior, inconsciente. Y es difícil descubrirla y cazarla al vuelo, a tiempo de rectificar”, La vida es fácil. Aunque la mayoría de la gente piensa que tener una vida llena de discrepancias y hostilidades, es lo normal, no es así y se puede cambiar. Solo hace falta pensar un poco para dartecuenta de que, la mayoría de los conflictos, no tienen nada que ver contigo. Y son más las veces que entras en ellos, llevada por los demás, que por decisión propia. Lo malo es el daño que te hacen, te debilitan, te restan energía, te llenan de negatividad, y te quitan la opción de pensar por ti misma, debido al desbordamiento de emociones que provocan en ti.

SOLUCIÓN: Piensa antes de actuar y mostrar tus emociones. Que sean los demás los que esperen por ti. No tienes por qué responder en seguida. Tómate tu tiempo, respira, cálmate, dedícate a otra cosa, distrae tu mente. Después, verás las cosas de otra manera y podrás responder desde ti misma de verdad.

 

13 EVITAS LO QUE TE ASUSTA

Aunque sea lo que te ayudaría a avanzar

“Podemos desear tanto alcanzar un objetivo que el hecho de objetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-pag-4-www-marcanterosanchez-compensar en ir hacia él, nos provoca un rechazo. Nos cuesta, nos da pereza, nos provoca dudas, nos da miedo… Son muchas las razones por las que podemos negarnos la oportunidad de caminar hacia la meta”, La vida es fácil. Somos humanos e imperfectos y como tales, nos asusta incluso lo que más deseamos. Quizá se trata de algo que tienes que hacer para conseguir dar otro paso en tu vida, pero cuando te pones a pensar en la posibilidad de realizarlo, te asusta yprefieres evitarlo. Pero la evitación de lo que te da miedo, provoca que caigas en un círculo vicioso del que solo puedes salir, si decides hacer lo que te asusta. Y no estamos hablando de deportes de riesgo, sino de algo que realmente sería necesario y positivo para tu vida.

SOLUCIÓN: ¿Cuál es el motivo de tu miedo? Para averiguarlo, lo mejor es bucear en tu interior. Pregúntate a qué le temes y observa tu respuesta, en ella está la clave para superar ese miedo y saltar el obstáculo.

 

14 NO VALORAS TUS INTENTOS

Solo das valor a lo que consigues…

En mis cursos, suelo proponer a mis alumnos un ejercicio para que aprendan a valorar sus intentos. Les pido que “intenten coger” un lápiz que he dejado previamente sobre la mesa. Todos lo cogen sin problema en el primer intento. Entonces se sorprenden cuando les explico que lo que han hecho ha sido “coger” el lápiz, pero en el ejercicio yo les pedía que “intentaran cogerlo”. La mayoría solo valoran lo conseguido, pero nunca el intento. Gran error. En su libro “El poder de la intención (Grijalbo)”, el psiquiatra Wayne W. Dyer dice que tu imaginación, creatividad e inteligencia, interactúan en el campo de energía de tus intenciones, sin necesidad de que sean pensamientos. Como si toda la fuerza y la información necesarias, al intentar hacer algo, se localizara en algún lugar invisible o realidad superior, al que puedes acudir cuando lo necesitas.

SOLUCIÓN: “Lo que ves como un fracaso, en realidad es tan sólo un intento y la intención, tiene más valor y poder del que imaginas”, La vida es fácil.  Valora tus intentos, tanto o más que tus logros, pues son el camino que te llevará al éxito.

 

15 CREES EN OPINIONES AJENAS

Más que en las tuyas propias…

Del mismo modo que tus palabras influyen en los demás, lo que otros dicen también influye en ti. Tanto nos importa en general lo que los demás piensen de nosotros, que a veces, somos como un barco a la deriva que navega llevado por el viento, según venga de un lado o de otro. Si te sientes así, estás dando demasiada importancia a lo que otros piensen de ti. Ya he dicho antes que no puedes caer bien a todos. Por eso, tampoco puedes guiarte por las opiniones ajenas, pues  solo las tuyas crearán tu destino. Si esto te ocurre, es porque tu auto estima está en un nivel muy bajo. Debes hacer lo posible para elevar ese nivel y ser tú misma.

SOLUCIÓN: “Comprender las razones quetienen otros para hablar de determinada forma, te ayuda a expresarte siempre desde tu perspectiva. Para distinguir tu propia opinión sobre algo, es importante saber que la mayoría nos dejamos llevar por lo que oímos a nuestro alrededor y no siempre es fácil abstraerse de opiniones ajenas, antes de dar la nuestra”, La vida es fácil.

 

Libros recomendados:

 

objetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-pag-5-www-marcanterosanchez-comLA VIDA ES FÁCIL SI SABES SIMPLIFICAR, Mar Cantero Sánchez

Ed. Zenith-Grupo Planeta

304 pág.

PVP: 16 €

 

 

 

PSICOTRAMPAS, Giorgio Nardone

Ed. Paidós Ibérica

128 pág.

PVP: 14,96 €

 

EL PODER DE LA INTENCIÓN, Wayne W. Dyer

Ed. Debolsillo

304 pág.

PVP: 8,95 €

objetivo-bienestar-no-21-mar-cantero-sanchez-psicotrampas-editorial-www-marcanterosanchez-com

 

Me ha sido infiel, ¿le perdono?

Me ha sido infiel, ¿le perdono?

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 201

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

La infidelidad es algo que hace mucho daño a la pareja porque baja laMar Cantero Sánchez, psicopareja 2, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.com autoestima del otro, ya que se ve afectado psicológica y emocionalmente. La falta de confianza, el miedo a que vuelva a ocurrir, el aumento de los celos, la rabia, la ira, y el sufrimiento que causa, son síntomas de que la pareja se tambalea.

 

Sin embargo, no todas las infidelidades son iguales ni provocan el mismo efecto devastador en una pareja, puesto que se puede tratar de lo que suele llamarse un “desliz” solamente y esto no implica que vuelva a repetirse, ni tampoco que signifique algo importante para quien ha sido infiel.

 

Lo importante es descubrir qué pudo haber llevado a la infidelidad y obtener la ayuda necesaria para recuperarse. Una ruptura no tiene por qué ser siempre la mejor solución, menos aún cuando quien ha sido infiel se arrepiente del daño que ha causado y no desea volver a hacerlo. Sea cual sea la decisión que tomes, hay algunas cosas que es mejor tener en cuenta.

 

5 reflexiones que te harán saber si deseas romper o continuar con la relación:

 

  1. ¿Aventura o algo más?: Es importante saber si se trata solo de una aventura o detrás hay sentimientos más profundos. Antes de la separación es importante hablar para saber hacia dónde camináis y si seguís caminando juntos.

 

  1. ¿Te sientes traicionado?: La traición puede resultar un golpe que lo destruya todo o puede ser una llamada de atención de que algo no iba bien. Piensa en si la relación se tambaleaba ya antes de la infidelidad o por el contrario, te sientes el único inocente.

 

  1. Mar Cantero Sánchez, portada, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.com¿Puedes perdonar?: Si crees que no eres capaz de llegar a perdonar realmente, va a ser difícil que puedas superar una infidelidad, ya que el perdón es un paso importante para asumirla y seguir adelante. No se trata de olvidar sino de asumir y perdonar, que es distinto. Plantéate si es posible o no, dentro de ti.

 

  1. ¿Me quiere, no me quiere? Que te haya sido infiel no tiene por qué significar que ya no te ama. Puede que haya sido solo sexo, atracción, o incluso el deseo de evadirse, de cambiar, de hacer algo que quizá no hizo en su momento cuando aún era libre. Piensa que puede haber muchas razones, antes de dar por hecho que ya no te ama.

 

  1. Encuentra ayuda: Si estás dispuesto a continuar con tu pareja, tienes que saber que va a ser difícil. Quizá necesitéis ayuda profesional. Una terapia de pareja puede ser muy recomendable para estos casos porque os pueden dar pautas a seguir que vosotros desconocéis.

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach

¿Eres libre en el amor?

¿Eres libre en el amor?

Psicología Práctica Nº 201

 

CÓMO DESENGANCHARTE DE UNA PAREJA TÓXICA

¿Sientes que en tu relación no eres tú mismo? ¿Te gustaría ser más feliz con tu pareja y algo te lo impide? A veces, sin damos cuenta, acabamos atrapados en una relación que no nos permite ser libres. Lo importante es que seas consciente para cambiarlo.

 

Mar Cantero Sánchez, portada, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.comLo principal en una relación es que te sientas feliz. La felicidad debe ser tu brújula a la hora de continuar al lado de alguien. Sin embargo, qué poco caso hacemos de nuestras emociones y sensaciones cuando creemos estar enamorados. Dicen que el amor es ciego, y esto es porque al enamorarnos, a veces nos olvidamos de nosotros mismos. Tanto que, no nos damos cuenta de que empieza a ser el otro quien manda en nuestra vida, lo que implica dejar de ser uno mismo. En mi novela “Hay vida después de ti… ¡Y es genial! (De Profundis Ediciones)”, las protagonistas son dos mujeres que se dan cuenta de que no han vivido un amor verdadero en sus anteriores relaciones, sino un sentimiento de carencia muy nocivo que puede socavar la relación y también a sí mismas. Han experimentado una falta total de libertad en el amor y es ahora cuando van a permitirse sentir un amor real, que no saben adónde las llevará, pero que les hace felices cada momento. Sin límites, sin etiquetas, sin prejuicios, saben que el hecho de amar libremente, es el único camino hacia la felicidad mutua y conjunta en una relación.

 

Dependencia emocional: ¿Qué es?

 

Quienes la experimentan, tienen una idea preconcebida y errónea de lo que es y debe ser el amor: Creen que amar y sufrir deben ir unidos. Por eso, se enganchan a un sufrimiento constante que les acarrea más sufrimiento. El amor verdadero existe pero a veces lo confundimos con un “pseudo amor” que no nos hace felices en absoluto. Todo lo contrario, nos hace sentirnos cada vez peor con nosotros mismos y con nuestra pareja, provocando que al mismo tiempo, no seamos capaces de romper con esa relación tan nociva pues nos sentimos completamente enganchados a ella. El problema nace con la falta de autoestima. Si no nos amamos lo suficiente a nosotros mismos, seremos más susceptibles de caer en un enganche emocional y de confundirlo con un amor auténtico, que en realidad no existe. Lo importante es saber distinguir si estamos amando realmente y recibiendo amor, o hemos caído en la trampa del pseudo amor que nos conduce inevitablemente al sufrimiento. Una vez que sabemos dónde estamos, podemos actuar en consecuencia.

 

Distintas formas de amar:

 

Hay varias maneras de expresar el amor, es decir, de amar al otro. Pero no todas son sanas. Párate un momento a leer estos puntos y así podrás compararlos con tu forma de amar a tu pareja. Quizá no estés amando realmente, sino sintiendo un pseudo amor que puede llevarte a terrenos muy movedizos y dolorosos.

 

Para distinguir el amor verdadero de esos “pseudo amores” nocivos, ten en cuenta lo siguiente:

 

. Amar con salud:

 

  1. Mar Cantero Sánchez, pag 1, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.comDos en compañía: Olvídate de la idea de la media naranja. Un amor sano es el resultado de dos naranjas enteras que no necesitan que nadie las complete, sino que ya están completas por sí solas.

 

  1. Sois libres: Vuestra unión produce un enriquecimiento sin coartar la libertad de ninguno de los dos. Cada uno es libre para tomar decisiones, hacer y deshacer a su antojo en su vida. Otra cosa es si elegís compartirlo, pero no os sentís obligados, lo hacéis porque queréis.

 

  1. Dar es maravilloso: Pero también hay que recibir, saber hacerlo y permitirlo. A veces en una relación se toma un rol equivocado, un comportamiento erróneo que lleva a convertir la pareja en una relación que cojea y cuyos cimientos ya no son tan firmes. Uno no puede aportar más que el otro. Una relación amorosa saludable se crea desde la igualdad.

 

  1. Saber dialogar: Los conflictos y desacuerdos no tienen por qué distanciar, al contrario, sirven para unir más, puesto que son un gran aprendizaje de uno sobre otro. Hablar no significa discutir, hay una gran diferencia. Saber distinguirlo es un plus en la relación.

 

  1. Iguales, no: Las diferencias se respetan y se valoran, no podéis ser iguales. Pero el compartir como es cada uno debe ser mutuo. Cada uno con su punto de vista y su mirada particular sobre las cosas. Tratarse con igualdad no significa ser iguales, sino permitir ser como sois cada uno.

 

  1. Dos vidas: Vuestra unión es un fluir de experiencias y ninguno necesitáis retener al otro. Ambos habéis llevado una vida a solas anteriormente y aunque ahora estéis muy bien juntos, no quiere decir que no podáis seguir teniendo vuestra libertad y vuestra vida, separados en ocasiones.

 

  1. Valoración ante todo: Ambos tenéis una alta auto estima, que es la base de la relación sana que mantenéis. Como os amáis y valoráis a vosotros mismos, también sois capaces de amar y valorar al otro. Además, está la admiración que sentís mutuamente, el respeto y el cariño. El amor importa, pero solo si va acompañado de la actitud necesaria para amar bien.

 

  1. Mar Cantero Sánchez, pag 2, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.com Deseos en común: Tenéis la perspectiva de una vida conjunta, quizá en el futuro, o bien en el presente. Anheláis conseguir cosas que os enriquezcan a ambos, que os hagan crecer y ser mejores. O bien, solo deseáis vivir cada momento siendo felices. En cualquier caso, queréis que vuestra vida os complete, por separado y también de forma conjunta.

 

  1. Disfrutáis de vuestros logros: De los que conseguís vosotros solos, como de los tantos que se apunta el otro en su propia vida. El desarrollo profesional de cada uno está al mismo nivel que el del otro. No importa quién gana más ni quién tiene mejor estatus. Sabéis que lo importante está en el desarrollo como profesionales y en la felicidad que esto os aporta. Por eso, cada logro se valora y se celebra en común.

 

  1. Amor al otro = Amor a uno mismo:  Ninguno está por encima del otro. Deseáis lo mejor para la persona que amáis pero también para vosotros mismos porque sabéis que sin el amor propio, ningún otro tipo de amor es posible.

 . Amar de forma nociva:

  1. Seres incompletos: Sois como la mitad del otro, y eso es contraproducente pues crea una gran dependencia. No tenéis vida social si no es conjunta y tampoco os valoráis, salvo si es para hacer algo por el otro.

 

  1. Encadenados: Vuestra unión es asfixiante, no podéis tomar decisiones por separado. Si lo hacéis, uno de los dos se sentirá molesto, aunque tampoco es posible hacerlo porque habéis perdido la costumbre de decidir por vosotros mismos. Habéis confundido compartir con depender.

 

  1. Dar sin recibir:Uno da, el otro se limita a recibir sin pensar nunca en dar algo a cambio. Esto provoca quejas y a la vez, el que recibe tampoco está contento porque el que da lo hace a disgusto. Hay una gran desigualdad en la forma de vivir la relación.

 

  1. Mar Cantero Sánchez, pag 3, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.comDiscutir por inercia: Es una relación opaca, en donde no se esclarecen nunca los motivos de los malentendidos, acumulando rencor y tensión para próximas discusiones. Se habla de forma desagradable, superando los límites de la educación y del respeto. Hay gritos, información gestual muy dañina, palabras feas y que duelen, desprecio, desprestigio y humillación. No tenéis ni idea de lo que es dialogar.

 

  1. Superioridad: Uno dirige y anula al otro, hay desigualdad. Las diferencias se utilizan para hundir, en lugar de ser valoradas. Es como si uno se creyera superior, aunque en realidad es lo contrario, su sentimiento de inferioridad le lleva a querer estar siempre por encima. Es una lucha, una batalla y una guerra casi diaria, disfrazada de relación. Solo podéis salvaros con una ruptura a tiempo.

 

  1. Tenéis carencias: Vivís vuestra relación con la sensación de no haber vivido lo suficiente individualmente. No tenéis experiencias propias en vuestros recuerdos y esto provoca un malestar entre ambos. La relación no puede, por tanto, ser enriquecedora pues está llena de carencias emocionales.

 

  1. El respeto no existe: No hay, solo humillación de uno de los miembros o de los dos de forma constante. La relación está basada en la mentira y la desconfianza. No es amor, es un enganche nocivo que hace mucho daño, pero aún así, continuáis juntos y sufriendo. Esto hace que vuestra auto estima esté por los suelos, como personas únicas y como pareja. El amor verdadero no puede crecer en un ambiente tan tóxico.

 

  1. No hay proyecto común: No se comparte nada entre los dos, sino que se mantiene la relación sin saber muy bien por qué, pues no coincidís en vuestros deseos para el futuro ni en vuestra forma de ver el presente. Miráis desde distintos puntos y no encontráis el foco que podría unir vuestras miradas. Tenéis perspectivas diferentes.

Mar Cantero Sánchez, pag 4, psicologia practica 201, www.marcanterosanchez.com

  1. Sois competitivos: En el mal sentido, incluso a veces os dejáis llevar por la envidia. No celebráis los logros del otro sino que os parecen una amenaza, pues si uno destaca, el otro se ve lleno de miedos: a perderle, a ser poco para el otro, etc., y surgen los sentimientos de inferioridad que minan la relación.

 

  1. Pseudo amor + Dependencia = Desamor: Os habéis olvidado de que sois una persona única, antes que una pareja. Y también de vuestros propios sueños, deseos, y perspectivas de futuro. Esto solo puede llevar al desamor, al conformismo, o al hartazgo de la relación y probablemente a una ruptura, que sería la mejor solución en cualquier caso.

 

Motivos para el enganche

 

Si no te respetas a ti mismo, ¿cómo puedes esperar que otros te respeten? Si por alguna causa, dejas de quererte, de respetarte, y de pensar en ti como alguien que merece lo mejor, te conviertes en un ser muy atrayente para personas con determinadas características: agresividad, deseos de manipulación, complejo de inferioridad, prepotencia, etc. Y este tipo de persona, suele crear mucha dependencia en la pareja porque realmente él o ella también dependen del otro. Es un “toma y daca” tóxico, que sólo lleva a un lugar posible: la infelicidad en la relación. La dependencia es inconsciente, no sólo para quien la sufre, sino también para quien la crea. Por eso, como en una dependencia de cualquier otro tipo, las personas no suelen darse cuenta de que dependen de su pareja hasta que están completamente enganchados. Y entonces, es muy difícil soltar la cuerda que los ata de forma tóxica al otro, aunque desde luego, no es imposible. Puedes liberarte, pero antes debes ser completamente consciente de lo que te ata a esa persona y de qué carencias propias, psicológicas y emocionales, te han llevado a depender.

 

El mal de nuestros días: la baja autoestima

 

Tener un alto nivel de autoestima es muy necesario pues nos ayuda a adaptarnos, a aprender y a ser seres autónomos, que no necesitan de otro para dar pasos y tomar decisiones. Cuando somos niños e integramos la autoestima, aprendemos a valorarnos y respetarnos para el resto de nuestra vida. Esto hace que después, en cualquier relación que mantengamos, sea un requisito indispensable que nos respeten y nos valoren. Si esto no ocurre, el niño o niña desarrollará una dependencia emocional, en primer lugar de sus padres o progenitores, después, en la adolescencia, de los amigos, y más tarde, en la edad adulta, de la pareja. Si tenemos baja autoestima, tenemos la necesidad imperiosa de ser queridos, sea como sea, como compensación a la falta de amor propio. Y para sentirnos bien buscamos personas con sólo un requisito: que nos presten atención, aunque nos quieran mal. Pero esta necesidad de ser atendidos a toda costa, tiene un gran riesgo: la infelicidad.

 

Interferencias sociales

 

Hay_vida_después_de_ti_Kindle_front_cover_Order, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.comEs muy común perder la capacidad para decidir si vamos a amar en libertad, porque la sociedad interfiere en nuestra idea de lo que es el amor, o de cómo debería ser. Hay muchos prejuicios, críticas y juicios, sobre las personas que aman libremente. Por ejemplo: la diferencia de edad (en ambos casos, pero mucho peor cuando es mayor la mujer), de culturas, de razas, etc. También cuando se trata de una pareja del mismo sexo, o cuando no se busca lo mismo que buscan otras parejas. Es decir, no todas las relaciones tienen un fin común: casarse, tener hijos, etc. Algunas personas viven el presente en su relación y sin plantearse hacia dónde se dirigen. Esto está mal visto por la sociedad que, en conjunto, siempre pretende lo mismo para todo el mundo, y si te diferencias corres el peligro de no ser bien aceptado. Todo esto puede dañar seriamente una relación, cuyos miembros en principio, solo querían estar uno al lado del otro para vivir su amor en libertad. Heterosexual, homosexual, bisexual… ¿Por qué hemos de poner nombre al amor? Clasificar no es muy sabio cuando se trata de un sentimiento que es y debería ser totalmente libre. La vida da muchas vueltas y el auténtico amor se da entre personas. Hay mucho tiempo para saber a quién queremos amar sin tener que coartar la libertad de amar, poniendo límites a un sentimiento que es de por sí, ilimitado.

 

 COMPRAR EN AMAZON

COMPRAR EN CASA DEL LIBRO

 

No trago a su familia

No trago a su familia

Mi sección Psicopareja en Psicología Práctica Nº 200

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

Es duro tener que elegir entre la pareja y la familia, es algo a lo quePsicología práctica nº 200, portada 2, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.com nunca nadie debería verse obligado a hacer. Según la psicología, la familia política es la razón de la mayoría de los conflictos en la pareja. Lamentablemente ocurre que, en ocasiones, la familia de la persona con la que convivimos y nosotros, no cuajamos, y nos cuesta intentar llevarnos bien, ni siquiera por el otro.

 

La solución no pasa por hacer ese esfuerzo casi imposible para que nos gusten, sino en pensar que quien más sufre con esta situación es nuestra pareja, que se siente inevitablemente en el medio, y debemos tomar medidas al respecto. No se trata de llevarte bien con ellos, sino de asumir que están ahí, que forman parte de la vida del otro y que podemos aceptar su presencia, sin permitir que se entrometan o que nos amarguen la vida.

 

Con estas pautas de convivencia, y siempre sin olvidarnos del respeto, conseguirlo no supondrá un gran esfuerzo y el resultado será una mejor coexistencia entre ambas partes.

 

 

 

  1. Piensa en tu pareja: La persona que está entre dos fuegos es quien más sufre con las desavenencias entre tú y su familia. Se siente en el medio y no sabe cómo hacer para que ambos os llevéis bien. Sois las personas que más quiere y veros en peleas o discusiones, es la parte más dura.

 

  1. Mantén la cordialidad: Somos seres civilizados, no debemos olvidarlo, menos aún cuando podemos hacer sufrir a alguien que nos importa tanto como nuestra pareja. Todos somos capaces de llevarnos bien, aunque sea en su presencia, para evitar que sufra y para que los encuentros sean más llevaderos. Si ellos no lo hacen, no importa, hazlo tú. Tu pareja se dará cuenta y te lo agradecerá.

 

  1. Psico pareja, Psicología Práctica Nº 200 (2), Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.comNo tomes parte: La mejor manera de ayudar realmente a tu pareja es mantenerte al margen de los problemas que tenga con su familia. Será inevitable que a veces tengan algún conflicto, pero recuerda que no son tu familia, sino la suya.

 

  1. Apoya siempre a tu pareja: Si te necesita para hablar del problema que ha tenido con su familia, apóyala siempre, pero no aproveches el momento para despotricar de ellos. Si lo haces, aumentarás su dolor. No seas egoísta y olvídate de decir… ¡Te lo dije!

 

  1. Pon límites: Incluso aunque te cayeran bien, los límites siempre son necesarios, pues a veces las familias no se dan por enteradas de que ahora tu pareja vive contigo y no con ellos. Cuando estéis en su casa, ellos pueden hacer lo que quieran, pero cuando estén en la tuya, los límites solo los ponéis vosotros, tu pareja y tú.

 

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach