Revista Objetivo Bienestar Nº 6

¿Te molesta cumplir años? A veces, nos cuesta admitir que el tiempo no corre, vuela. Pero no te preocupes, es posible aceptar positivamente el paso de los años y llegar al día de tu aniversario como cuando eras un niña: con ilusión. Te damos los primeros pasos de todo un coaching antiaging.

Todos conocemos a alguien a quien le cuesta una barbaridad admitir que es su cumpleaños, o bien, oculta o miente sobre su edad. Está bien, se lo perdonamos, porque todos tememos que el tiempo transcurra, con las consecuencias que esto conlleva: cambios físicos, psicológicos, emocionales, cambios en la perspectiva que tenemos sobre las cosas, puede que también cambios laborales, e incluso familiares o personales. Entonces, ¿no será que lo que nos asusta son los cambios? Tampoco nueObjetivo Bienestar Nº 6, Cumples o descumples, portada, Mar Cantero Sánchezstro entorno ayuda demasiado, en una sociedad como la nuestra, muy focalizada en la juventud, cumplir años puede resultar un suplicio. Según Anna Freixas Farré, doctora en psicología y autora de “Tan frescas (Paidós)” nos asustamos ante la idea de envejecer “porque vivimos en una sociedad en la que prima la juventud como único valor en las personas y terminamos por creérnoslo. No nos damos cuenta de que cumplir años es una enorme suerte, ¡que lo malo es quedarse por el camino a los 35!”

CULTO A LA JUVENTUD

Hoy día, parece que todos pretendemos encontrar el elixir de la eterna juventud. En los medios, en las redes sociales, en el cine, en la cosmética, la moda, la medicina, etc., vemos como si esa etapa de la vida fuese la única válida socialmente. Esto provoca un rechazo social hacia la gente madura y, sobre todo, hacia la idea de envejecer. Es verdad que todos nos sentimos más jóvenes de lo que somos en realidad y que cuanto más años pasan, más rápido nos parece que pasa también el tiempo. El biólogo estadounidense Robert B. Sothern ha pasado 45 años chequeando si él mismo experimenta un efecto similar a medida que envejece. Cinco veces al día registra su temperatura, presión arterial, frecuencia cardíaca y la estimación del paso de un minuto. Su autoestudio nos dice algo extraordinario. Con el paso de los años, la estimación del tiempo se hace menos precisa y gradualmente se acelera. Pero no siempre es así, muchas personas admiten con serenidad y alegría los diferentes ciclos de la vida, dando a cada uno, el valor que merecen. Esto no quiere decir que no puedas ser joven eternamente en tu interior. Siempre se ha dicho que la juventud está en el espíritu, esta es una forma poética de decir que es joven quien se siente joven y acepta, con tranquilidad e ilusión, el paso del tiempo. Según Freixas, “interiorizar un modelo social de desprecio a lo que no es joven es lo habitual cuando la presión social es tan potente. Para sobrevivir a ella se requiere una buena dosis de sentido crítico que nos permita cuestionar un modelo perverso de belleza jovial que es inalcanzable, que nos aliena, nos enferma y además nos arruina.”

MIEDO AL CAMBIO

Otro de los temores que nos provoca el cumplir años son los cambios que pensamos que van a producirse en todos los sentidos: cuerpo, salud, vida profesional y personal, etc. Pero nadie puede escapar de los cambios de la vida, ni siquiera en la infancia o en la juventud, por ello, es mejor no confundir este temor pensando que los cambios solo ocurren cuando el tiempo pasa, ya que todos, tengamos la edad que tengamos, estamos constantemente expuestos al cambio. Y como dice Freixas “los cambios son inherentes a la vida misma. Lo que deberíamos temer es lo seguro, la rutina, lo esperable. El cambio es la oportunidad de creatividad, de acción, de ruptura de situaciones asfixiantes. El cambio que se produce en el desarrollo vital no es el camino hacia la catástrofe, es la evolución y, por lo tanto, en cada momento de nuestra vida vivimos lo que el cuerpo y el espíritu están en disposición de disfrutar. A los veinte, cuerpo y sexualidad de esa edad; a los sesenta y cinco, cuerpo y sexualidad de sesenta y cinco. ¿Mejor o peor? No pondría la mano en el fuego. La clave es la capacidad de tomar las riendas de la propia vida, disfrutar en cada momento de lo que se dispone y buscar nuevas experiencias, poniendo la libertad personal en el centro de nuestra vida.” La clave para adaptarse al cambio sin que resulte traumático es haber aprendido a salir de tu zona de confort. Esto suele significar la aceptación de los cambios que se suceden en tu vida, de una forma positiva.

VIVE A TU RITMO

La sociedad suele marcar un tiempo para cada fase de nuestra vida. La infancia, la adolescencia y una pequeña parte de la juventud son,Objetivo Bienestar Nº 6, Cumples o descumples, pag 1, Mar Cantero Sánchez, generalmente, los períodos de nuestra vida en los que nos dedicamos al aprendizaje. Sin embargo, como revela la neuróloga italiana Rita Levi Montalcini, Premio Nobel de medicina en el 82 y que murión con ciento tres años, aseguraba que algunas materias académicas se aprenden más fácilmente cuando hemos alcanzado los 30 años, puesto que el sistema nervioso y celular del cerebro sigue regenerándose si le damos con qué hacerlo. La edad no es la causa de que nos sea más complicado aprender, sino el mismo hecho de dejar de hacerlo es lo que hace que nos resulte más difícil cuanta más edad tenemos. Cuando nos hacemos mayores, el ritmo de vida social nos lleva a emparejarnos y formar una familia. Encontrar un trabajo fijo, comprar una casa y tener hijos, son pasos tan marcados en nuestra sociedad que a veces se mira con extrañeza a la persona que no los cumple a rajatabla, al llegar a la edad adulta. Pero no todos somos iguales ni queremos las mismas cosas. Para algunos, la idea de tener un trabajo fijo puede limitar el dedicarse a una vocación tardía, o puede evitar trabajar en lo que realmente le gusta. Por todo ello, si sientes que no has hecho las cosas al mismo tiempo que los demás, quizá sea porque tienes un ritmo interno e individual muy marcado, que necesita expresarse por su cuenta. La psicóloga clínica Patricia Maguet Levy recomienda “olvidarse de lo que la gente cree que deberías haber hecho a tu edad. No todos vamos al mismo ritmo, unos tardamos más encontrar la pareja de nuestros sueños, en tener un hogar dulce hogar o en encontrar nuestro trabajo ideal, pero no significa que seas ni mejor ni peor que nadie.”

AMOR Y SEXUALIDAD

Existe la idea errónea de que, con el paso del tiempo, el amor deja de ser como antes y la pasión desparece, no solo en parejas que lleven mucho tiempo juntas, sino en todas las personas por el hecho de hacerse mayores. Esta idea se completa con la creencia de que la práctica de la sexualidad, con el paso de las décadas, se va convirtiendo en algo casual que ocurre solo de vez en cuando y casi como un milagro. Sobre todo en las mujeres, el miedo a perder el deseo sexual a partir de la menopausia, les hace temer que llegue ese momento. Y también existen los prejuicios en cuanto a las relaciones, como que se acepte que el hombre tenga una pareja mucho menor que él, pero no se acepte de la misma forma que sea la mujer la que tenga más años; o prejuicios en parejas del mismo sexo; etc. Todo esto hace un daño social mucho mayor de lo que sabemos. Pero el pensamiento de que la actividad sexual disminuye con la edad no está solamente en la mente de la gente joven, sino en personas de todas las edades. Nada más lejos de la verdad. En el afamado informe Kinsey, que se hizo entrevistando a más de veinte mil hombres y mujeres de todas las edades, se reveló que la sexualidad era tan común en el joven como en la persona madura. Ni el paso del tiempo ni los cambios que se producen en nuestro cuerpo, provocan que la práctica de la sexualidad desaparezca, al contrario, la madurez garantiza una mejor expresión y disfrute del sexo. Y la desaparición de las preocupaciones que afectan a la juventud (como el temor al embarazo o a enfermedades de tipo sexual), del estrés, y de la inestabilidad emocional, también son grandes aliados de un sexo sano y en libertad.

SATISFACCIÓN VITAL

En su libro “Tan frescas”, Freixas explica que “la satisfacción vital es la evaluación subjetiva que las personas hacemos de nuestra vida. Muchas Objetivo Bienestar Nº 6, Cumples o descumples, pag 2, Mar Cantero Sánchezveces no se ajusta a lo que los datos objetivos pudieran llevarnos a suponer. Para sentir una buena satisfacción vital necesitamos dos elementos fundamentales: el sentimiento de que controlamos nuestra vida, que podemos tomar decisiones y enderezar lo que se va torciendo a nuestro paso, y el sentimiento de felicidad, de disponer de vínculos afectivos que nos dan seguridad y la confianza necesaria para vivir con otras personas y relacionarnos sin ira.” Pero a veces podemos sentir que nuestra vida no ha sido exactamente como la habíamos imaginado de niños, o bien, ha habido impedimentos o barreras que no hemos podido superar y es entonces cuando mirar atrás se convierte en algo incómodo que nos hace infelices. Las asignaturas pendientes pueden verse como un lastre que impide la felicidad, pero no tiene por qué ser así. “También puedes verlas como una oportunidad para llevar a cabo aquello que no se ha podido hasta el momento. En un momento determinado del camino de la vida evaluamos nuestra trayectoria y nos damos cuenta de que hemos pospuesto la satisfacción de determinados asuntos. Puede ser este el momento de ponerse manos a la obra e iniciar nuevos caminos”, afirma Freixas.

NO TE RESISTAS

“Resistirse a cumplir años es una de las tonterías más grandes que podemos hacer y uno de los empeños más inútiles. Los años se cumplen quieras o no. Así que mejor tratar de aceptar y congratularnos de que vivimos muchos años y que esto, como he dicho antes, es una enorme suerte, un don que debemos tratar con respeto”, dice Freixas.

DI LO QUE QUIERES

“No esperes que los demás adivinen lo que te apetece hacer en este día especial. Pide por tu boquita, ¿quieres una celebración íntima?, ¿quieres una superfiesta?, ¿odias las sorpresas? Dicen que la telepatía existe pero a la mayor parte de los humanos se nos escapa así que explica con pelos y señales lo que esperas de tu pareja, de tus amigos o de tu familia por tu cumpleaños y ¡verás qué éxito!”, afirma Maguet.

CELÉBRALO

“No importa cuántos años cumplas, olvídate del número y celebra este día con las personas que más quieres. No te olvides de soplar las velas, asegúrate de tener un pastel especial para ti y ¡a brindar! Vida solo tenemos una, vive cada día como si fuera el último y disfruta de cada nuevo año como un regalo de 365 oportunidades que se abren ante ti”, asegura Maguet.

VIVE LA EDAD QUE TIENES AHORA

“Lo importante es cumplir años con dignidad, respetando nuestro cuerpo y nuestra mente; disfrutar lo que la vida en cada momento pone a nuestro alcance, con humor, riéndonos un poco de nuestros defectos y sacando lo mejor de nosotras mismas suele ser una buena receta para el día a día satisfactorio”, aconseja Freixas.

Trucos para un cumpleaños feliz

A LOS 30
Tu vida es un folio en blanco

Como dice Maguet, “a los treinta años, tienes todas las Objetivo Bienestar Nº 6, Cumples o descumples, pag 3, Mar Cantero Sánchez, puertas abiertas, muchas posibilidades y oportunidades que se abren ante ti. Quizás ya has formado tu propia familia o quizás estás aún libre de responsabilidades familiares pero sea como sea, el mundo está a tus pies. No eres tan joven como para no saber lo que quieres ni tan mayor como para pensar que hay cosas que ya no volverán. Aprovecha los 30 para seguir soñando y luchando por la vida que te gustaría tener.

A LOS 40
La madurez te hace sabia

“A los cuarenta seguro que ya te ha pasado que un niño te ceda su asiento en el autobús, ¿pero qué se ha creído? Te sientes joven porque aún lo eres pero seguro que no llevas la misma vida que a los veinte y esto se nota. Te conoces bien, sabes lo que quieres y lo más importante de todo, sabes lo que no quieres”, Maguet.

A LOS 50
Más experimentada que nunca

“Seguro que has oído hablar de la crisis de los 50, ¿no? Ahora que ya has llegado, ¿qué te parece? Seguro que te ves y te sientes más joven de lo que te pensabas. Es posible que hayas notado cambios en tu cuerpo que te avisan de que hay que empezar a cuidarse pero estás en plena forma y aún con energía para empezar proyectos nuevos. ¿Ya has pensado en todo lo que quieres conseguir en esta década que acabas de empezar?”, pregunta Maguet.

A LOS 60
¡Llegó tu libertad!

Maguet te recomienda pensar en esto: “Se acerca el fin de tu vida laboral, ¿quién te iba a decir que estarías tan cerca de la jubilación? No te preocupes si sientes un poco de vértigo, estás cerca de empezar una nueva etapa en la que habrá muchos momentos en los que te encontrarás con situaciones que no habías vivido. Quizás ya tienes nietos o quizás pronto llegarán. ¿Ya tienes claro qué vas a hacer con tanto tiempo libre?”.

A LOS 70
Viviendo cada instante

http://www.marcanterosanchez.com/wp-content/uploads/2015/01/Objetivo-Bienestar-Nº-6-Cumples-o-descumples-pag-4-Mar-Cantero-Sánchez-www.marcanterosanchez.com-640x480.jpgEn líneas generales, durante la década de los sesenta años a los setenta, las personas suelen protagonizar un estado de salud óptimo, pues se suele llevar una vida más sana y tranquila, alejada de adicciones o excesos de ningún tipo.

A LOS 80
Haz balance mientras disfrutas la vida

La esperanza de vida a partir de los ochenta años e incluso tras haber pasado de los noventa, es cada vez más amplia. Estamos más sanos y nos cuidamos más, pero si además, vivimos más felices, la vida se puede alargar considerablemente.

Mar Cantero Sánchez