¿Te mata el estrés y la rutina diaria? ¿Te gustaría que tu vida diese un giro de ciento ochenta grados? Si crees que la vida puede ser mucho más que ir de casa al trabajo y salir por ahí los fines de semana, quizá estás necesitando una experiencia aventurera que te haga sentirte viva. ¡Y no necesitas escaparte al Himalaya para conseguirlo! Mónica Esgueva, autora del libro “Donde pueda rozar tu corazón (Luciérnaga)” responde a nuestras preguntas y nos da las claves para guiarte en la aventura de tu vida.

COSMOPOLITAN Nº 265, HAZ DE TU VIDA UNA AVENTURA, pag 1, Mar Cantero Sánchez
EMPIEZA DE NUEVO

Ves en televisión a una mujer que ha cruzado nadando el río Hudson y te preguntas si hay que ser una campeona para darle a tu vida la alegría y diversión que le falta. A veces, es un hecho fugaz y repentino lo que te recuerda que no vas a estar para siempre en este mundo. Otras, es el hecho de que pasen los días sin que ocurra nada interesante. Tu vida parece estancarse y es entonces cuando te preguntas qué estás haciendo con tu tiempo… Esgueva describe muy bien tu estado: “Cuando sientes que lo que haces y con quien pasas tu tiempo, te absorbe la energía y estás perdiendo la alegría de vivir”. Es el momento de hacerte una pregunta: ¿Qué harías si pudieras empezar de nuevo? Parece imposible pero no lo es. No te preocupes por cosas como la edad o si es el momento idóneo, como dice el refrán, “más vale tarde que nunca”. El momento de decir basta y romper con lo antiguo para dar paso a lo nuevo y desconocido es ¡ahora!

NO TE CONFORMES

Imagina que escribes tu propia biografía. ¿No querrás que sea tan aburrida que no la lea nadie, verdad? Te has acomodado, sí, todos lo hacemos. Te acostumbras a vivir con lo que hay, con lo que tienes y con lo que haces, sin preguntarte si es lo que realmente quieres ser y tener en tu día a día. “La vida se convierte en una sucesión de días similares fotocopiados y sin el menor interés”, dice Esgueva. Conformarse es algo inconsciente y las causas pueden ser infinitas. Te ocurre cuando ya no tienes tiempo para pararte a pensar en ti misma; cuando el trabajo te ocupa casi todo el día; cuando, a pesar de que ya no te satisfacen las diversiones de siempre, continúas haciéndolas; cuando te relacionas con gente que ya no te aporta nada, etc. Pero lo importante no son las causas sino que te has dado cuenta, que has sentido algo en tu interior, como un aviso de que necesitas algo más. Pero no hagas las maletas porque quizá no necesites salir de viaje. Una auténtica aventura en tu vida sería vivir tu propio destino, y para esto, quizá no haga falta moverte del lugar en el que vives. Lo primordial ahora es aprovechar el momento y ponerte manos a la obra.

ENCUENTRA UN OBJETIVO

Si te gusta viajar, es la mejor forma de reencontrarte contigo misma y de recuperar esa conexión mente-corazón perdida, además de ampliar tu perspectiva con respecto al mundo en general, viendo diferentes culturas, ambientes, gentes, etc. Pero si por el momento prefieres quedarte en casa, no te niegues la experiencia de vivir plenamente, puedes conseguirlo haciendo pequeños cambios de pensamiento y de actitud, que provocarán resultados completamente nuevos. El primer paso es saber por qué estás en el mundo. Lo de tener una misión en la vida está malentendido, creemos que es sólo para misioneros; deportistas de alto riesgo; políticos; ONGs, etc. Nada más lejos de la realidad, ellos tienen su propia misión igual que tú tienes la tuya, aunque aún no sepas cuál es pues tampoco te has puesto a buscarla. Encuéntrala, sin ella no puedes vivir tu vida con plenitud. Necesitas una misión real que te haga sentirte partícipe. “Por lo general renunciamos a nuestros sueños, los dejamos de lado a cambio de una aparente seguridad…salvo en momentos como este de crisis, que se demuestra que la seguridad era una ilusión”, dice Esgueva.

¿SUEÑO O FANTASÍA?

¡No los confundas! Fantasear es muy divertido pero no te llevará a ningún puerto. La diferencia entre tener un sueño o una fantasía, está en tu actitud y en tu comportamiento. Cuando fantaseas, te permites soñar, pero no te pones después a pensar en lo que tendrías que hacer para conseguirlo. Un sueño es diferente, sabes que puedes hacerlo realidad y aunque en principio no sepas cómo lograrlo, intuyes que existe un camino que, si lo sigues, te llevará a convertirlo en realidad. Lo difícil es encontrar ese camino y recorrerlo. ¿Cómo? “Haciendo un cambio interno, primero de mentalidad, creyendo en tu sueño, no anclándote en las fantasías que nunca llevarás a cabo”, asegura Esgueva. Un truco: Escribe los pasos que piensas que tienes que dar para hacer realidad tu aventura. Cuando lo veas escrito, lo tendrás más claro y podrás pasar a la acción.

COSMOPOLITAN Nº 265, HAZ DE TU VIDA UNA AVENTURA, pag 2, Mar Cantero Sánchez

DISFRUTA DEL CAMINO

A veces, te obsesionas tanto con el hecho de cumplir tus objetivos, que te olvidas de gozar con cada paso que das hacia la ansiada meta. Pero el camino está lleno de eventualidades que, sin ellas, no conseguirías realizar un aprendizaje completo, necesario para prepararte a ti misma, para madurar y desarrollarte como persona, al mismo tiempo que avanzas. Y si no estás preparada para recibir lo que deseas, seguramente la vida no te lo dará. Si te olvidas de disfrutar, de aprender, de observar, es porque quizá temas, como en el poema Ítaca de Kavafis, que el final del viaje no sea como esperabas y entonces llegue: la decepción, la frustración, la desilución, etc., pero como dice el poema: “Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado. Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, entenderás ya qué significan las Ítacas”. Así es, lo que ganarás con sólo intentarlo ya es una aventura por sí sola. Pero si no lo intentas, será algo de lo que siempre te arrepentirás. “Al menos habrás tenido el coraje de intentar conseguirlo, no lamentarás no haberlo intentado durante el resto de tus días y en el camino habrás aprendido muchas cosas…”, asegura también Esgueva.

RECUPERA EL MISTERIO

Nos equivocamos al creer que madurar significa rendirse o convertirse en una persona seria y aburrida. Tanto que, ese misterio que sabemos que forma parte de la vida, parece que no existe o que haya desaparecido. Esgueva dice que “es porque hemos dejado de creer en él. Porque nos dejamos aplastar por la presión del entorno y la manipulación de los medios y dejamos de luchar por aquello que nos importa de verdad para anclarrnos en la insatisfacción de manera resignada”. Pero tú puedes recuperar el misterio en tu vida, haciendo de un hecho que ya parece trivial como vivir, un acontecimiento extraordinario. ¿Cómo? “Dotando a la vida de sentido, viviendo con profundidad, siendo entusiasta”, responde Esgueva. No pierdas el tiempo en hacer cosas que no te gusta hacer, ni te muevas según la presión que ejercen en ti otras personas: familia, amigos, compañeros, la sociedad… No importa si no es fácil, nada lo es. Piénsalo de esta forma: Tu vida es como un videojuego en el que vas subiendo de nivel mientras acumulas experiencias.

TÚ Y TUS CIRCUNSTANCIAS

Ortega y Gasset dijo: “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo”. Tenía razón, lo que te rodea; la situación en la que vives; el apoyo que recibes de los demás; etc., son parte fundamental en tu viaje interior, pero no dependas únicamente de las circunstancias externas, porque si lo haces, siempre verás un obstáculo insalvable que no te sentirás capaz de derribar. Mejor, emancípate psicológica y emocionalmente, intentando depender de ti misma solamente, aunque el camino sea tortuoso y los muros demasiado altos. “Hay muchos ejemplos de personas que se criaron en ambientes pobres e incluso violentos, que fueron capaces de llevar a cabo hechos y vidas extraordinarias porque creyeron en ellos mismos y en sus posibilidades de labrar su propio destino. Si crees en ti y eres capaz de poner energía, esfuerzo y tiempo en tu proyecto, eres imparable”, asegura Esgueva con acierto. Según Stern, uno de los padres de la inteligencia emocional, “la inteligencia engloba un conjunto de aptitudes que permite al ser humano adaptarse al mundo que le rodea y solucionar los problemas con eficacia”.

¿TE ASUSTAN LOS CAMBIOS?

Te asusta cambiar, dar el primer paso, tomar la decisión…pero al mismo tiempo detestas sentir que todo se estanca. Parece incoherente, sin embargo, ese sentimiento es más común de lo que crees. Según Esgueva, “lo desconocido nos incomoda porque implica que tenemos que superar nuestras propias barreras para poder dar un salto hacia delante. Es más fácil esperar a que nos salven, ¡aunque esto nunca ocurra al final!” La vida es imposible sin cambios. Aunque a veces no los notes, se están produciendo en tu vida continuamente. Algunos son más visibles que otros, pero incluso los pequeños cambios tienen consecuencias. Si te es difícil adaptarte a cambiar, sé como el junco que se dobla ante la fuerza del viento sin llegar a romperse. Para ello, conviértete en un ser maleable y dúctil. Como decía Bruce Lee: “Be water (Sé agua)”. El agua tiene esa poderosa fuerza, la de adaptarse al espacio en el que se mueve mientras se mantiene firme y sigue siendo la misma. Pero no olvides lo principal: cambiar y mejorar las cosas depende sobre todo de ti misma.

COSMOPOLITAN Nº 265, HAZ DE TU VIDA UNA AVENTURA, pag 3, Mar Cantero Sánchez

LA MUERTE TE ENSEÑA

Ninguno sabemos el tiempo que nos queda, luego no deberías perderlo en lo que no te aporta felicidad. Tener esto en cuenta, es importante para comprender que lo que no hagas ahora, es una oportunidad que ya nunca regresará. ¡Al menos, que sepamos! “Por mi experiencia con los enfermos terminales, el lamento que más se repite es ¡ojalá hubiera tenido más valentía en la vida!”, afirma Esgueva. Si te parece que olvidas demasiadas veces la importancia de aprovechar tu tiempo en lo que realmente te satisface, y empiezas a conformarte y a acomodarte a las circunstancias, y a dejarte llevar por la inercia, siempre puedes acercarte a un hospital o a un enfermo que conozcas que pueda recordarte que, mientras tengas la salud necesaria para vivir y poder desarrollarte, entonces lo tienes todo, porque las otras cosas: dinero, trabajo, amor, aventura…dependen de ti, de tus ganas de comerte el mundo y de saborearlo al máximo.

ÁBRETE A LA SORPRESA

¿Cuántas veces te ha sorprendido la vida? Son pocas las veces que la vida sorprende a las personas con momentos de excelencia, de esos en los que parece que por fin le encuentras un sentido a tu existencia. Son momentos inolvidables que están sobrevalorados porque no suelen repetirse, sin embargo, la sensación de vivir plenamente que surge espontánea durante esos instantes, no tiene por qué ser tan escasa. Se trata de que comprendas que tu vivir cotidiano, es también una oportunidad de sentirte plenamente viva, de hacer aflorar la mejor versión de ti misma, y de entregarte a todo lo maravilloso que hay en el mundo. Para poder compartirte con la totalidad del planeta al que perteneces, es necesario que tu pensamiento se abra y se extienda a un infinito, en lugar de reducir tu mundo y tu mente sólo a lo que te rodea. ¿Te animas a probar con nuevas creencias? Empieza por aquellas que no limitan tus movimientos ni tus conclusiones sobre ti misma; tu trabajo; tus oportunidades; tus habilidades; tus creencias; tus sueños; y tu capacidad para dar los pasos necesarios en la búsqueda de aquello que aún es capaz de sorprenderte. La sorpresa se encuentra en cualquier lugar y en cualquier momento: bajo una piedra, tras una puerta, en una esquina, al escuchar a alguien, al observar, al permitirte experimentar el presente… No esperes que todo sea como el final de una película con música de fondo incluida. Escucha tú, tu propia música interior y vive tu vida con plenitud. Sé una aventurera, hagas lo que hagas.

8 PASOS PARA VIVIR TU AVENTURA PERSONAL:

Mónica Esgueva nos da las pautas a tener en cuenta para comenzar a experimentar tu aventura personal:

1. Disfruta del viaje: Es tan importante como el destino. Saborea cada momento como si fuera el último.

2. Participa: No te quedes parada. Como decían en la película Armas de mujer: “Lo que quieras que ocurra, has de provodarlo tú”. Observa y aprende, no te quedes sólo mirando el paisaje.

3. Deja de esperar: a que se den las circunstancias perfectas, no se darán nunca.

4. Olvídate de los otros: Y de querer tener la aprobación de todos porque no la tendrás.

5. Hazlo sola: No pidas que alguien te acompañe, a no ser que lo deseen. Cada uno tiene sus prioridades.

COSMOPOLITAN Nº 265, HAZ DE TU VIDA UNA AVENTURA, pag 4, Mar Cantero Sánchez

6. No exijas: tener todas las acreditaciones para llevar a cabo tu proyecto, siempre te quedará alguna por lograr.

7. Ahorra: lo necesario pero sin esperar a acumular la cantidad de ahorros que desearías pues siempre te va a parecer insuficiente.

8. Decídete: Siempre vas a creer que te falta algo, pero el momento idóneo es el que tú elijas y no hay mejor momento que éste.

9. Expande tu pensamiento: “Los límites no están en el mundo, sino en tu mente. Cree en tus posibilidades de hacer realidad tus sueños y pasa a la acción con dedicación y constancia… ¡y el universo se confabulará para ayudarte!”

10. Cambia tú primero: Si quieres cambiar tu vida, tienes que permitirte experimentar un cambio interno en primer lugar. Mira hacia dentro.

Mónica L. Esgueva:
Incansable viajera, ha recorrido más de 70 países diferentes y ha vivido muchos años en París. Viajar por el mundo, muy a menudo sola, es una de sus grandes pasiones y le ha permitido acercarse a gentes de todo tipo y condición, viviendo aventuras que solo podía imaginar, comprendiendo la diversidad desde la experiencia, hermanándose con los seres humanos de muchas culturas y lugares y entendiendo los lazos que nos unen a todos. Desde hace años pasa largas temporadas en Asia, donde estudia la mente y meditación con grandes lamas tibetanos, y recibe enseñanzas regularmente de SS el Dalai Lama en el Himalaya. A pesar de haber recorrido el mundo, asegura que “sin una auténtica transformación interior, el cambio externo no es duradero ni sostenible”.

Libro:
“Donde pueda rozar tu corazón”

PROPUESTAS DE CINE:

. “Come, reza, ama”, (Ryan Murphy 2010)
. “Como sabes si…”, (James L. Brooks 2011)
. “Revolutionary road”, (Sam Mendes 2008)
. “Amelie”, (Jean Pierre Jeunet 2001)
. “American Beauty”, (Sam Mendes 1999)

Mar Cantero Sánchez