Despierta tu atractivo personal, COSMOPOLITAN Nº 266, 2012

¿Sabes lo que es realmente importante para ti? Cuatro expertos en “lo importante” han respondido a nuestras preguntas para ayudarte a descubrir lo que merece la pena en tu vida. Aprende a diferenciar las cosas importantes de las que no lo son, ¡y quédate sólo con las primeras!

¿Qué te llevarías a una isla desierta? No siempre tenemos claro qué es loEPSON scanner image más importante de nuestra vida. En ella, suele haber tantas cosas y tantas personas, que es difícil distinguir aquello de lo que nunca prescindiríamos. Pero, saberlo, te ayuda a tener claro el camino que quieres seguir; a tener en cuenta todos tus valores; y a poner en práctica la actitud que quieres tomar cada día. Puedes empezar preguntándote qué harías si te quedaran sólo diez años de vida; o si de repente fueras rica; o si mañana se acabara el mundo… Es fundamental saberlo ahora, en el presente, cuando aún puedes decidir sin condiciones. Te animamos a descubrirlo siguiendo estos pasos:

1. Aprovecha el tiempo

Como aparecía en un reloj en la película Lo que el viento se llevó: “El tiempo es la materia de la que está hecha la vida”. Eso está claro, pero ¿cuántas veces nos olvidamos de ello, tras la cotidianidad del día a día? Tener presente que la vida es corta, te ayuda a valorar cada momento como si fuera el último y a disfrutar al máximo de las cosas. El tiempo de tu vida es sagrado y disfrutarlo es un derecho, al que nada debe hacerte renunciar: estar con los que quieres; viajar; charlar con amigos; bailar; reír; etc. Una excesiva dedicación al trabajo también puede provocar que esto se nos olvide y terminemos dándole más importancia a la vida laboral que a nuestro tiempo libre. Ambos, trabajo y vida personal, son importantes porque ambos sirven para que te desarrolles como persona en este mundo. Pero cuando le das más importancia a uno de los dos y te olvidas de desconectar del otro, tu vida se desequilibra y al final, te pasa factura.
Para saber: El trabajo y el descanso son importantes. Uno no puede existir sin el otro en una mente equilibrada.

2. Presta atención a lo importante

Malos rollos; temores infundados; preocupaciones; celos; dudas; malentendidos; etc., en ocasiones, nos enredamos en comportamientos negativos que nos hacen sentir mal y después nos lamentamos de haber perdido el tiempo. Si esto te ocurre, hazte estas preguntas: ¿Merece la pena?, ¿Tiene que pasarme algo negativo para darme cuenta de lo que me importa? No hace falta. Tú ya lo sabes pero, por culpa de las decepciones, tus emociones te pueden hacer olvidarlo hasta que ya no sepas distinguirlo. Como dicen muchos libros de autoayuda: “Aquello a lo que te resistes, persiste”. Lo mejor es no prestar atención a lo negativo, porque todo se nutre de la energía que le das al atenderlo. Fíjate en la naturaleza: Si riegas una planta, crece, pero si no le das agua, se muere. Tu atención es como el agua para esa planta y cuando atiendes a aquello que no deseas que esté en tu vida, se fortalece robándote energía, desgastándote y frustrándote. Además, pierdes la oportunidad de atender a algo mejor. Presta atencCOSMOPOLITAN Nº 266, LO QUE DE VERDAD IMPORTA, pag 1, Mar Cantero Sánchezión sólo a lo positivo y te nutrirás de buena energía. “A veces somos presos de cárceles que nosotros mismos hemos creado debido a nuestros propios prejuicios. Sólo uno mismo tiene las llaves para abrir la celda”, dice Jaume Sanllorente.
Para saber: Las cosas tienen la importancia que cada uno les da.

3. Déjate llevar

Cuando nos ocurren hechos desagradables, podemos vernos como víctimas y sentir que hemos perdido el control de nuestra propia vida. Esto asusta mucho pues, de repente, parece que la vida es la que manda y no tú. En general, los cambios siempre nos preocupan, pero sobre todo si son bruscos, pues creemos que no hemos tenido tiempo de cambiar nosotros también. Es una percepción falsa. Tú estás cambiando continuamente: creciendo, aprendiendo, experimentando…aunque no te des cuenta. Si te paras a observar un poco, serás capaz de verlo y de valorarlo. Verás también que no estás tan indefensa ante las circunstancias, pues cuentas con muchas más herramientas de adaptación de las que crees tener: tus valores, tus habilidades, tus responsabilidades, y tus recursos. “Puede que no siempre tengas el control de lo que sucede en tu vida, pero siempre tienes el control de cómo experimentar las cosas. No quiero decir que los tiempos difíciles o tristes no sean difíciles o tristes, sino que puedes reconocer el dolor, pero no vivir en el sufrimiento. Puedes entrenar tu mente para experimentar la alegría y el dolor desde un lugar de amor y paz dentro de ti. Todas tus experiencias son oportunidades para aprender, una manera de hacerte más fuerte, para mejorar tus circunstancias”, afirma Sharon Blynn.
Para saber: La vida es un continuo cambio y nuestro paso por ella también lo es.

4. ¡Sacude a la vida!

Puede que a veces te parezca que tu vida se convierte en algo sistemático, en una rutina que va minando tu alegría interior y te resta felicidad: aburrimiento; costumbre; desidia; falta de concentración; falta de ideas nuevas; etc. Y lo peor es cuando no sabes qué hacer para que algo suceda. Fíjate en que esto tampoco es tan real como parece. De nuevo es una percepción errónea debida a las circunstancias. Como decían en la película “El guerrero pacífico (Víctor Salva-2006)”: “Están pasando cosas continuamente.” Puede que seas tú, con una actitud de hastío adquirida con el tiempo, quien no es capaz de percibir el movimiento de todo a tu alrededor. ¡Da una patada! Sacude a la vida para ser consciente de que algo está ocurriendo. Esfuérzate en poner en marcha tus cinco sentidos y ver las señales del camino. “Estamos siempre en un estado de cambio. Estamos en constante movimiento, cambio, adaptación…improvisamos en cada paso, desde decidirte a comprar una marca diferente de leche, hasta aprender a ver el cáncer como maestro y sanador, en vez de verlo como una enfermedad potencialmente mortal”, asegura Sharon Blynn.
Para saber: Cuando está nublado, no podemos ver el sol, pero ¡está ahí!

5. ¡Aprende a priorizar!

El estrés hace que nos precipitemos, que corramos y le demos prioridad a las cosas más urgentes. No nos damos cuenta de que las cosas verdaderamente importantes suelen tomarse su tiempo para proyectarse y llevarse a cabo. Además, hay que vivirlas dándoles tiempo, como cuando disfrutas de una buena lectura o de un maravilloso viaje. Esto no quiere decir que no soluciones las cosas que te corren prisa, sino que seas consciente de que es primordial que priorices tus tareas, según la importancia que tienen para ti. Si se trata de trabajo, hazlo pensando en los resultados que pretendes obtener. Por ejemplo: si tienes que devolver llamadas, las primeras deben ser las que tú consideras más importantes, en lugar de responder primero a los más insistentes. En tu vida personal, es lógico que priorices a tus seres queridos; tus sueños; y todo aquello que te hace feliz. Priorizar es un aprendizaje de vida primordial. Así, avanzarás sin salirte del camino que has elegido para ti y vivirás tu vida, aprovechándola al máximo.
Para saber: Las prisas nunca son buenas.

6. Cree en ti

Ante determinados hechos, puede ser que te tambalees y pierdas la confianza en ti misma y en tus sueños. Al pasar por un mal momento, te debilitas y si estás débil, puedes llegar a ver las cosas mCOSMOPOLITAN Nº 266, LO QUE DE VERDAD IMPORTA, pag 2, Mar Cantero Sánchezucho más negras de lo que son en realidad. Es el momento de darte el tiempo necesario para recomponerte. Aunque sea difícil, haz un esfuerzo mayor por creer en ti y en que las cosas van a mejorar. “Cada día compruebo que en esta vida todo pasa por algo bueno. Incluso de los momentos más complicados, he aprendido muchísimo. Confiar en esto me ayuda a ver las cosas de otra manera, siempre con el vaso medio lleno, porque dejo de centrarme en el «problema» y me paro a pensar. Tener una actitud positiva ante la vida marca la diferencia”, dice Miriam Fernández. Cuanto más complicada sea la experiencia que tengas que vivir, más difícil puede parecerte confiar en que todo tiene una razón de ser. Pero, una vez que ha pasado el tiempo, es cuando lo compruebas y encuentras el motivo por el que ocurrieron las cosas. “Respira hondo. Yo lo hago. Despacio y sacando el aire desde el diafragma, mientras me repito que todo pasa por algo”, Miriam Fernández.
Para saber: La fe es lo que te mantiene a flote durante la tormenta, y cuando llegue la calma, seguramente te alegrarás del naufragio.

7. Elige y renuncia

Elegir implica deshechar ciertas cosas que no quieres, pero las circunstancias, no siempre parecen estar de acuerdo. Si en tu vida las cosas no son aún como te gustaría que fueran, ten cuidado de no elegir condicionada por lo que hay a tu alrededor, en lugar de hacerlo desde el corazón. Aprender esta lección, cuesta, y cuando nos ocurre algo realmente malo, es cuando la aprendemos de golpe: “Es necesario renunciar a algo para tener algo mejor, o que nos llena más. Al final, el único que juzgará si lo hemos hecho bien es el tiempo”, Pau García Milá. Prensa, televisión, internet…con tan amplio acceso a la información sobre cualquier cosa, como tenemos en este siglo, tu mente puede verse desbordada y es fácil que te disperses. En tu trabajo o en tus estudios, es importante que empieces a contemplar solamente unas cuantas posibilidades, las que realmente te atraen y con las que vibras al pensar en ellas. Evitarás dispersarte y será mucho más fácil saber a lo que deseas dedicar tu tiempo. Al aceptar que no eres una máquina y no puedes abarcarlo todo, compruebas lo poderosa que es la acción de hacer una elección por ti misma. Aunque quizá te asuste tomar tus propias decisiones, porque sientes inseguridad al de dejar otras cosas de lado, es imprescindible elegir lo que deseas. Lo mismo ocurre con las personas, algunas no merecen que gastes tiempo en ellas, pero otras te aportan tantas cosas buenas que sería una pena desperdiciar los minutos sin estar a su lado. Quédate con estas últimas para estar siempre feliz.
Para recordar: Avanzar significa renunciar y elegir. Al hacerlo, sabrás que has avanzado.

8. Cambia el foco

Los cambios nos hacen crecer y madurar, pero si las condiciones son duras, podemos caer en la tristeza y el victimismo. Evolucionar es bueno, pero no significa dejar de ser tú misma. Al contrario, implica una mejora de tus virtudes y la eliminación de muchos de tus defectos, pero tu esencia, debe seguir siendo la misma, pese a los malos ratos. No intentes nadar contra corriente, porque no te favorece en nada y puede hacer que la situación empeore. Acepta lo que ocurra y a partir de ahí, construye en otra dirección. Si no puedes dejar de pensar en lo que te deprime, te adentrarás más aún en la desesperación. Será como si cayeras en aguas movedizas que te tragan poco a poco. Haz lo contrario, recarga las pilas con ideas optimistas. Cambia el foco de tu atención hacia cualquier cosa que te haga feliz y quítalo de lo que te entristece. Este cambio de estrategia mantendrá tus cimientos en pie, evitando que abandones tu esencia. “La única persona que puedes ser es tú misma. No puedes temer ni evitar el cambio, sino aceptarlo y seguir amándote a ti misma en cada paso del camino”, Sharon Blynn.
Para saber: No hay nadie mejor que tú para dirigir tu vida y decidir cómo quieres vivirla.

APRECIA LO QUE DE VERDAD TE IMPORTA CON LOS CONSEJOS DE NUESTROS EXPERTOS:

. Aprovecha lo bueno: y aprende de lo malo. “Ser feliz desde hoy sólo depende de ti misma. Deja que tu sonrisa cambie el mundo, pero nunca dejes que el mundo cambie tu sonrisa”, Miriam Fernández.

. Sé perseverante: “Acaba las cosas, digan lo que digan, y demuestra que triunfando o fracasando al menos llegas al final”, Pau García Milá.

. Haz caso a la intuición: “Se suele pensar que las decisiones del corazón están reñidas con la cabeza, pero no estoy de acuerdo. El corazón y la cabeza pueden ir de la mano perfectamente. Y cuando se alinean, todo sale bien”, dice Jaume Sanllorente.

. Dí Sí: “Es cómo te mueves hacia delante. Sin importar los obstáculos o impedimentos, dí «sí». Incluso cuando repites los mismos errores (¡que lo hacemos!) puedes aprender a recuperarte más rápido, para hacer una nueva elección la próxima vez. Y cuando te sientes atrapada en nuestrCOSMOPOLITAN Nº 266, LO QUE DE VERDAD IMPORTA, pag 3, Mar Cantero Sáncheza propia materia, puedes llegar a ayudar a alguien más”, Sharon Blynn.

. Hazte preguntas: “Siempre que tengo dudas, me imagino a mí mismo siendo un ancianito con cien años. Entonces, con la perspectiva del tiempo y de la sabiduría de la gente que ha vivido mucho, me aconsejo a mí mismo y veo la poca importancia de cosas que en ese momento parece que nos ahogan”, Jaume Sanllorente.

. Escribe: “Haz una lista con todas las cosas buenas que tienes en la vida, y otra con las que podrían mejorar. Tenerlo por escrito ayuda a pensar con más serenidad y a buscar soluciones si las hay”, Miriam Fernandez.

. Disfruta: “…más del paisaje del camino. Las piedras están para verlas y esquivarlas, pero sin dejar de caminar,” Jaume Sanllorente.

. Cree en ti: “No hay sueños imposibles de alcanzar. El ser humano tiene muchas más capacidades de las que podemos llegar a imaginar. Sólo confia en ti misma, poner ganas, ilusión, esfuerzo y constancia, el cócktel perfecto para conseguir el éxito tanto personal como profesional”, Miriam Fernández.

. Sé feliz: pese a lo que digan otros, tú eres la única que puede decidir sobre tu felicidad. “Hace unos años, la señorita «de buen ver» era la que más ligaba, la delgada era la más insultada y después fue la que tenía más curvas. La sociedad, de una manera cruel, dice quién puede ser feliz y quien no”, dice Pau García Milá.

. Sé tu propio ejemplo: Piensa que, antes de ti, otras personas han sufrido y vivido experiencias difíciles y han salido adelante. Si ellos lo hicieron, tú también puedes.

ELLOS NOS LO CUENTAN:

Las vidas de nuestros expertos son muy diferentes entre sí, y cada uno tiene distintos valores, aunque con un punto en común: tienen muy claro lo que realmente es importante para ellos y para sus vidas.

. MIRIAM FERNÁNDEZ: Cantante (Ganadora de “Tú sí que vales”). Valor: Carácter luchador. Nació con una parálisis cerebral que le impedía andar. Hoy, camina. “Lo que de verdad importa es ser feliz y contribuir a la felicidad de los demás. No se trata de que todo lo que nos rodea vaya siempre bien, eso es imposible, sino de valorar y disfrutar lo que tienes, luchar y seguir adelante sin dejar que el sufrimiento te bloquee ni te hunda, aprendiendo a utilizarlo como una herramienta para ser más fuerte y alcanzar lo que te propongas.”

. SHARON BLYNN: Modelo. Valor: Optimismo. Tras sufrir un cáncer fundó la asociación “La calva es bella”, para ayudar a las mujeres a aceptar su imagen y a luchar por sus vidas. “Lo más importante para mí es vivir, reír, aprender, y amar. Si estamos haciendo activamente todas y cada una de estas cosas, podemos tener una vida plena, interesante, llena de inspiración y de alegría.”

. PAU GARCÍA MILÁ: Creador del sistema informático EyeOS y autor del libro “Está todo por COSMOPOLITAN Nº 266, LO QUE DE VERDAD IMPORTA, pag 4, Mar Cantero Sánchezhacer”. Valor: Perseverancia/Carácter emprendedor. “Lo que realmente me importa es ser feliz 24h al día, es decir, ser feliz con lo que tengo, con el trabajo, los amigos y la familia, y no vivir esperando tener algo mejor, o peor.”

. JAUME SANLLORENTE: Periodista. Valor: Compasión y solidaridad. “Lo verdaderamente importante en mi vida es ser útil a los demás, servir para mejorar la vida a mis “compañeros de mundo”. Si uno no ha contribuido a mejorar la vida de los demás, no ha vivido.”

LA FUNDACIÓN: ¿Por qué?

María Franco, fundadora: “Hace seis años, llegó a nuestras manos el diario de Nicholas Fortsmann, un multimillonario americano que, al enterarse que tenía una enfermedad terminal, escribió sus últimas reflexiones sobre lo que de verdad le importaba en la vida, para que sus hijos lo leyeran cuando él no estuviera aquí. Lo tituló “What really matters/¿Qué importa realmente?”. Nos hizo cuestionarnos el porqué de darnos cuenta de lo que tiene importancia cuando lo perdemos o nos ocurre una desgracia, aunque deberíamos saberlo cuando somos jóvenes y tenemos toda la vida por delante. Lo maravilloso es que sirvió para inspirarnos e iniciar los Congresos “Lo Que De Verdad Importa (LQDVI) (www.loquedeverdadimporta.com)”, dirigidos a jóvenes para que lo descubran por sí mismos y totalmente gratuitos. En 2012 celebraremos la primera edición en Ecuador y en 2013 iremos a México y Colombia.”

Mar Cantero Sánchez