Despierta tu atractivo personal, COSMOPOLITAN Nº 271, 2013


¿Qué es más importante para ti, ser o tener? ¿Qué valoras más: tu trabajo y ascender en tu carrera, o prefieres tener una situación económica acomodada? Son dos opciones diferentes, pero puedes encontrar el equilibrio entre las dos para vivir tu vida de forma más auténtica. Te decimos cómo.

Según, Lidia HerbadCOSMOPOLITAN-271-portada-Mar-Cantero-Sáncheza, autora del libro “Ácido fólico” (Ed.Nowe volution)…”Una mujer vale más por lo que es que por lo que tiene, pues el tener se puede ir, y el ser, sin embargo, permanece”. En los últimos años, la crisis nos ha obligado a desp
egarnos de la sociedad materialista y a renovar una creencia que teníamos antes: “Dinero + casa + trabajo = Seguridad”. Esta ecuación ya no nos funciona y es el momento de reaprender nuevas creencias. Pero este descoloque, provocado por la situación actual, no tiene por qué ser negativo. Al contrario, puedes utilizarlo para recuperar la conexión con tu interior y reencontrar tu autoconfianza.

SER: Algo imprescindible

Séneca decía que “la vida es como una leyenda. No importa que sea larga, sino que esté bien narrada.” Solemos creer que nos conocemos, que sabemos lo que queremos y hacia dónde nos dirigimos, pero cuando nos ocurre un hecho negativo inesperado, podemos sentirnos perdidas o desconectadas de nosotras mismas. Y cuando las cosas están mal, parece imposible encontrar tiempo y ganas para desarrollarse interiormente. Pero “ser” significa ser conscientes de nuestra vida. Parece obvio, pero ¿realmente lo ponemos en práctica? La forma de hacerlo es: sabiendo que hacemos lo que queremos hacer y que estamos donde queremos estar, en cada momento. Puedes pensar que esto es difícil, porque el trabajo, el estrés, la falta de tiempo, etc., complican la práctica de tu desarrollo intelectual y de tu crecimiento personal. Pero es importante que, a pesar de las complicaciones cotidianas, le des un espacio al “ser”, es esencial para experimentar la vida con alegría y paz interior. Crecer interiormente equilibra tus emociones y reafirma tu autoestima, al saber que estás siendo cómo realmente deseas. “En algunas personas, ese equilibrio es innato, son más estables emocionalmente, y para otras es un trabajo que hay que luchar por no tambalearse. En esta vida se puede con todo. Sólo hay que ponerle nombre a las cosas para ir hacia ellas,” Herbada.

TENER: Una necesidad

Erich Fromm decía que “tener es una función de la vida, pues para vivir, debemos tener cosas.” Nos han educado en una sociedad dedicada a adquirir propiedades y a obtener ganancias, ocupada en el hecho de “tener” como primer objetivo. ¿Recuerdas la importancia que le dábamos, hace no demasiado tiempo, a lo material?: un buen coche; una gran casa, etc. Este modo de pensar anterior, consideraba el “tener” como la forma más natural de vivir, e incluso a veces, como la única forma aceptable de existir para los demás. Hoy día, el mundo sigue siendo materialista y tenemos que adaptarnos a él, pero en el momento actual, quizá a veces te parezca imposible que algo permanezca: trabajo, vivienda, lugar de residencia, familia, etc. Y puede ocurrirte que, inconscientemente, te afanes en conseguir bienes materiales para intentar salvaguardar tu posición y para sentir que aún eres capaz de tener el control sobre algunas cosas. No podemos negar que tener es necesario, pues nos hace la vida más cómoda y nos faSer vs Tener, pag 1, Mar Cantero Sánchez cilita nuestro modo actual de vivir, pero debemos moderar esta necesidad de poseer, para no caer en un descontrol que nos lleve a olvidarnos de nosotras mismas.

Test: SER vs. TENER ¿Cómo te defines?

¿Sabes hacia dónde cae la balanza para ti entre Ser y Tener? Este test no es exacto al cien por cien, porque nada es blanco ni negro y todas las respuestas son válidas. Pero tuz respuestas a estas preguntas, te darán una idea más clara de cómo eres y hacia dónde te diriges.

1. ¿Qué estilo de vida te parece más auténtico?
a. Una vida entregada a tus ideas y a luchar por lo que crees importante.
b. Una vida cómoda y tranquila, sin altibajos, y sin muchos esfuerzos.

2. Si tienes que pagar por ellas, ¿cuál de estas actividades prefieres?
a. Ir a un concierto al aire libre tras una buena cena.
b. Shopping y ¡a casita a probarme la ropa nueva!

3. Cuando te miras al espejo, ¿por qué lo haces?
a. Para ver qué aspecto tengo.
b. Para decirme a mí misma lo genial que soy.

4. Estás más de acuerdo con la frase…
a. El éxito es de los osados.
b. La felicidad que da el dinero está en no tener que preocuparse por él.

5. Si tuvieras que luchar con uñas y dientes, lo harías por…
a. Tus sueños.
b. Vivir en paz y tranquilidad.

Equilíbrate en 5 pasos:

Fromm decía que “la persona puede elegir entre el tener y su opresiva carga de ambiciones materiales; y el ser, que postula vitalmente el amor, el placer y la comunión.” Para llevar una vida plena y llena de sentido, tenemos que vivir uniendo lo material con lo espiritual. Esto no es sencillo para todo el mundo. Algunas personas necesitan concienciarse más en un punto que en otro, para mantener su equilibrio vital. Pero es imprescindible equilibrar la balanza entre ambas posturas, y no permitir que se desequilibre y caiga de un solo lado. ¿Por qué? Porque por mucho que busques, no vas a encontrar tu seguridad en el exterior. Está en esa parte esencial que existe en el interior de ti misma y que aparece cuando hay equilibrio. Es necesario que la recuperes y seas consciente de su existencia, para llevar una vida coherente contigo misma. Puedes conseguirlo siguiendo estos pasos.

1. ReplantéSer vs Tener, pag 2, Mar Cantero Sánchez ate las cosas: ¿Qué quiero/Qué no quiero?

Estos últimos años, nos ha tocado reaprender a vivir con nuevas creencias y pensamientos. Algunas expresiones como “empleo fijo”, han dejado de tener el mismo significado que antes. Y, a pesar del impacto psicológico que estos cambios nos provocan, hemos aprendido rápidamente que lo importante es seguir adelante. Luchar por conseguir los objetivos, es lo que nos mueve a la mayoría de nosotras. Pero según Lidia Herbada, “los objetivos tienen que ir encaminados y unidos también al ser. Si un objetivo denota mucha ambición en lo externo, es que quizás nos hemos equivocado de nuestra auténtica meta. Toda mujer debe buscar objetivos que la hagan mejor persona y justo ahí, es donde el ser y el tener se dan la mano.” Reflexiona mientras persigues tus metas, pues es posible que con el paso del tiempo, hayan cambiado y ya no signifiquen lo mismo que antes para ti. Replantearte lo que deseas y si te merece la pena luchar por ello. Es un gesto vital para reequilibrar tu vida.

2. Pregúntate: ¿Cuánto necesitas?

Casi nunca nos paramos a pensar en cuánto necesitamos para continuar viviendo bien y conservar nuestro estatus social. Como dice Herbada: “No necesitamos grandes cosas.” Pero es posible averiguarlo exactamente para actuar de acuerdo a eso. Es decir, si tienes que pagar un alquiler; gasolina del coche; gastos de la casa; etc. esas son necesidades de las que no puedes prescindir. Sin embargo, quizá no sea tan importante tener dos televisores en casa, o un móvil nuevo. Cuando reduces algunos gastos o compras innecesarias, descubres que además de ahorrar, dejas espacio para disfrutar de otro tipo de cosas: actividades culturales como el cine, el teatro, o la lectura, y ¿por qué no?: disfrutar más de la compañía de los que quieres. Te recomendamos hacer un pequeño cambio en tu lista de necesidades y contemplar la posibilidad de encontrar otras nuevas que te llenen interiormente. “El consumismo esconde carencias nuestras. Hace unos años, seguro que abríamos el armario y tirábamos ropa, pero ahora nos pensamos más las cosas. Creo que hay una ética moral y de respeto que no debemos perder jamás”, dice Lidia Herbada.

3. Recuerda tus valores

Es fácil que la rutina, el estrés, la lucha diaria por seguir adelante, el empeño en mantener el modo de vida, o simplemente los cambios que están ocurriendo, te lleven a veces a olvidarte de ti misma y de tus valores, como la tolerancia, la integridad, etc. Puede ocurrirte que, debido a la inseguridad que sientes y a los múltiples intentos por aferrarte a lo que tienes, pierdas en el camino el alto concepto que debes tener siempre de ti misma, en pos de los objetivos y las metas por cumplir. Recuerda que no hay que llegar sea como sea. Como en el poema Ítaca de Kavafis, el viaje es tan importante como el destino. Ambos forman parte de tu vida y también forman parte de ti. Esto quiere decir que a veces puede ser muy positivo decir no, o elegir por tu cuenta, aunque no sea lo que otros esperan de ti. Así te reafirmas y ayudas a salvaguardar el equilibrio entre tú misma y tu propia vida. “Estamos llenos de complejos y creemos que, mostrándonos tal y como somos, no nos compran”, dice Herbada.

4. Recupera tu niña interior

De adultas, solemos olvidamos de los placeres más sencillos y también de lo que es más importante. Suele ser por culpa de la vida tan acelerada que llevamos la mayoría de nosotras. Hay que tener cuidado, porque estos olvidos, al final, pueden pasar factura. Dice Herbada: “Nunca hay que perder nuestra identidad, aunque nuestra mochila se llene de un mundo nuevo. Nunca hay que perderse.” Puedes volver a encontrarte a ti misma, a sorprenderte con las cosas y a sentirte llena de energía, si retomas el hábito de la curiosidad por lo que te rodea, y el deseo de aprender y de crecer. Es cuestión de recordar tu ingenuidad, aquella que aún tienes en el fondo de ti misma y que tantas alegrías te da cuando se auto impone. Olvídate de los fracasos y de los golpes de la vida, vacíate de resentimientos, y continúa adelante como hacen los niños, viviendo cada momento para disfrutar al máximo. Este gesto ayudará a cicatrizar tus heridas y a curar tu corazón partío.

5. Solidarízate

Existe un proverbio indio que dice: “Las crisis son oportunidades.” Así es, y los momentos críticos suelen sacar lo mejor de las personas. Por eso, en estos días, aumentan los gestos solidarios y los valoramos mucho más que antes. Así que, haz acopio de tus virtudes y auméntale una: la solidaridad. El momento presente es una gran oportunidad para compartir, es decir, para darle un valor al hecho de tener, que quizá no habías pensado antes. Te ayudará a entender algo importante: lo que tienes no es nada si no es útil también para otros. Pero no se trata sólo de dar dinero o ceder una casa vacía, como solemos ver en televisión. También puedes prestar tu conocimiento, enseñando a otros algo que tú sepas y ellos no; o solamente tu tiempo. Hay muchos lugares a los que puedes aSer vs Tener, pag 3 Mar Cantero Sánchez cudir para prestar tu ayuda. E incluso entre tus allegados, seguramente alguien necesita de ti, quizá para que le escuches, o para que le acompañes en algún momento difícil. Ser solidaria es más fácil de lo que se suele creer y hay muchas oportunidades de serlo cada día. “No hay que quejarse por tonterías y hay que dar valor a lo que de verdad importa. Para mí, los afectos es lo fundamental. En esta época que vivimos hay que sacar algo positivo y es, que el compañerismo y el codo con codo, está imperando. Nuestra cabeza se volvió tecnológica y se olvidó de lo sencillo”, Herbada.

Ideas para facilitar tu equilibrio: “ser” y “tener”:

. Cánsate: pero no sólo trabajando. Como dice Herbada: “Algo muy bueno para equilibrarnos, es ir de vez en cuando a hacer senderismo. El cansancio estimula mucho la mente.”

. Provoca buenos encuentros: con personas que te aporten positivismo y buen rollo. ¡Te llenarás de energía! “Llamar a las amigas y a hacer planes juntas es fantástico, a mí recarga y me equilibra”, Herbada.

. Reencuéntrate: contigo misma, claro. Gracias a la crisis, hemos aprendido que lo único perdurable somos nosotros mismos y nuestra esencia. ¡No permitas que se pierda!

. Siéntete satisfecha: siempre, aunque tengas deseos que aún no has conseguido. “Primero detéctalso, dales forma en tu cabeza. Sabe que existen. Y luego deja que pasen por tu mente, como fantasmas que deambulan con un candelabro”, Herbada.

. Entra en contacto con los niños: “Elena Fortún, la escritora de Celia y Cuchifritín, siempre decía que le encantaban sus ojos, porque te miraban con asombro. Tenemos que luchar siempre por no perder esos ojos. Viven en nosotros”, Herbada.

. Pasa tiempo contigo: Al menos dos minutos al día. Herbada asegura que “es muy positivo y reconfortante, pararnos a solas al final del día, con nosotras mismas. Para hacer balance, y no tener miedo al silencio. A veces, nos habla.”

. Recupera tu infa Ser vs Tener, pag 4, Mar Cantero Sánchez ncia perdida: siendo una niña de nuevo de vez en cuando. ¿Cómo? “Ducha de agua fría y a mirarse al espejo para encontrar la pequeña que fuimos”, Herbada.

. Ocúpate de tu interior: Gasta tiempo cada día para crecer interiormente. Con meditación, buenas lecturas, o simplemente pensando en ti y en lo que deseas. “Vivimos en una época perfecta para sentirnos libres y desarrollarnos como personas al máximo. Hay que aprovecharla. Ahora nos conocemos mucho más. Y lo más importante, nos enfrentamos a nuestros miedos con más armas,” Herbada.

Libro: «Ácido fólico (Nowevolution)», Lidia Herbada.

Mar Cantero Sánchez