Sección Psicopareja, revista Psicología Práctica Nº 196

Autora: Mar Cantero Sánchez

 

¿Y si no nos gustan las mismas cosas…?

 

Aunque es muy gratificante que la pareja tenga gustos afines a los nuestros, no siempre se tienen cosas en común, pero en el amor también cuentan las diferencias. Cada persona es un mundo y por mucho que lo intentemos, no podemos forzarnos a que nos guste lo mismo que a nuestra pareja, si es todo lo contrario. Pero esto no tiene por qué ser un problema que distancie o separe a la pareja, al contrario, puede ser enriquecedor para la relación, pues es una manera de aprender el uno del otro y de abrirse a nuevas inquietudes.

Hay algunas pautas que es importante tener presente para convertir vuestras diferencias en nuevas oportunidades para compartir:

Psicología Práctica nº 196, Psicopareja, Mar Cantero Sánchez, www.marcanterosanchez.com

  1. Valora las diferencias: Será más difícil que perdáis la chispa si tenéis gustos diferentes pues entre vosotros habrá una continua retroalimentación y nunca se agotarán los temas de conversación. Lo importante es abrirse a compartir lo que os gusta y si esto no es posible, tampoco pasa nada.
  1. Respetar el espacio del otro: Es importante que cada uno tenga su propia parcela de intimidad en la que desarrollarse o disfrutar de lo que más le guste hacer. Quizá seáis almas gemelas pero eso no significa que tengáis que ir juntos a todas partes.
  1. Sed sinceros: La sinceridad es la clave del éxito en cualquier relación, sobre todo en las que tienen gustos e inquietudes distintas. No puedes pretender que te guste el fútbol si nunca has visto un balón de cerca.
  1. Considera importante el equilibrio: En la pareja, buscamos identificarnos y complementarnos con el otro. Pero es mucho mejor si, además de apoyo, encontramos equilibrio y expansión. Esto ocurre cuando, no solo hay afinidad sino también distintos enfoques de pensamiento y de actitud, pues tanto la pareja en sí, como cada uno de sus componentes, evoluciona más y mejor.
  1. STOP a las discusiones: Los polos opuestos se atraen. Así es, pero para que todo funcione correctamente debéis esforzaros para que haya siempre un entendimiento, sobre todo cuando hay diferencias de opiniones.

 

 

Mar Cantero Sánchez

Escritora y coach