Las cuevas santuario de la playa de Cap Negret, en Altea

Las cuevas santuario de la playa de Cap Negret, en Altea

 

Las cuevas que aparecen en la novela

«LOS MARES DEL ALBA» 

se utilizaban desde tiempo inmemorial,

como cuevas santuario. 

En mi novela, “Los mares del alba” (Plan B, Penguin Random House), Alba, Alía, Elena, y el resto de las mujeres sabias que conforman esta bella historia, se refugian en unas cuevas en las que practican sus rituales de sanación, visualización, meditación, y mantienen la fe en la diosa en la que creen, aquella que las representa y con la que pueden identificarse como mujeres que son, con su sabiduría ancestral y su linaje femenino.

Ahora, en esas cuevas entra el agua cuando sube la marea, y solo quedan sutiles vestigios de su existencia en la pared arenosa de la montaña. Gracias a Arqueua (Asociación de Estudiantes de Arqueología de la Universidad de Alicante), he podido corroborar su existencia y, aunque el resto continúa siendo leyenda, ya se sabe que cuando el río suena, agua lleva.

Estas cuevas se utilizaban desde tiempo inmemorial, por los iberos, como cuevas santuario. Más adelante, los piratas también las usaron para refugiarse y para guardar sus botines, y después, según cuenta una leyenda popular, solo conocida por “el boca a oreja”, aquellas mujeres del maravilloso pueblo de Altea, se reunían en la playa de Cap Negret para realizar un ritual con las hojas de una hierba llamada beleño. Las introducían en la vagina y tenían la sensación de que podían volar.

El paraje sigue siendo muy hermoso, el mar parece haberse tragado la playa, pero aún queda suficiente para escuchar el rumor de las olas arrastrando los cantos rodados, ese sonido que hace tan especial a las playas de Altea. Alba es la protagonista de un mágico lugar en el que las noches de luna llena, las mujeres desafiaban al mundo, reencontrándose con su sabiduría, y todo ocurría en esta playa, junto a estas cuevas, en la que ahora muchas personas viene a tomar el sol y a bañarse.

¿No te parece mágico que sea el mismo lugar, el mismo espacio, aunque en otro tiempo?

Playa de las mujeres sabias

Playa de las mujeres sabias

Como veis, la playa de las mujeres sabias donde arranca LOS MARES DEL ALBA tiene el mismo horizonte que la portada de la novela. 

Unas mujeres se reunían en la playa de Cap Negret, cada noche de luna llena. En dichos encuentros realizaban un extraño ritual alrededor de una hoguera, se introducían en la vagina una hierba denominada “beleño”, lo cual les provocaba la sensación de ser capaces de volar. La noticia llegó a oídos del Inquisidor Mayor de Valencia, Fray Jaime Bleda, natural de Algemesí, e instigador de la mayor expulsión de moriscos de la Historia desde el puerto de Dénia.

En un tiempo en que algunas mujeres eran llamadas brujas por su gran sabiduría, una de ellas, dio una vuelta de 360 grados a la historia de la Inquisición, enfrentándose a un poder al que nadie se había enfrentado nunca antes.

 

VER VÍDEO