Estoy flotando……de emociones

Estoy flotando……de emociones

Gracias Mar. Estoy flotando……de emociones. Nunca un libro me ha hecho levitar tanto como «La viajera de la felicidad». Si no fuera por la hora que es, me saldría al jardín a dar saltos de alegría. Nunca pensé que el agradecimiento sería eterno.
Pensarás que soy una exagerada, pero me siento totalmente identificada con Miriam. Conforme voy leyendo el viaje de Miriam, siento cómo se siente ella, lo duro que es reconocer que no te quieres, que eres tu peor enemiga, que has madurado mal, porque no has podido vivir las diferentes etapas de tu niñez, como niña. Hay un camino muy largo, doloroso, pero altamente gratificante. y todo ese proceso, complicado, lleno de emociones contradictorias, de lágrimas y de risas, tu lo plasmas en un viaje que hace Miriam a su interior como quien va de Benidorm a Las Vegas, con billete en primera.
Ojalá te hu2º edición, La viajera de la felicidad, Mar Cantero Sánchezbiera tenido delante hace un rato para haberte podido transmitir al menos una parte de las emociones que tu libro me ha producido. ¡Cuánta gente se sentirá agradecida por leer este libro!. ¡Qué
afortunada eres por poder ayudar a tanta gente que ni siquiera te llegarán a conocer! ¡Y qué afortunados aquellos que lo lleven a la práctica porque su proceso de conocimiento y crecimiento personal
 será mucho menos difícil! Me alegro de corazón por todos ellos.Yo desde este momento me llamo Miriam, y tu pasas a ser una de mis Verónicas. Mi Verónica estrella, porque hace falta mucha estrella para escribir un libro en el que condensas las pinceladas básicas de la felicidad. Nada más y nada menos.

¡Qué contenta estoy…..jajaja, no soy un bicho raro! Leer este libro me ayuda a seguir mi viaje hacia la felicidad. Ya tengo una Verónica más que me ayude a llevar el peso de mi maleta.

Maite

 

Si no lo evitamos, el pasado puede perseguirnos toda la vida

Si no lo evitamos, el pasado puede perseguirnos toda la vida

Revista: Piensa es gratis

Preguntas: Marta Naval 

¿Crees que se puede superar el pasado? ¿Y asumirlo? Dicen que es en la infancia cuando el cerebro y la personalidad de una persona se desarrollan y se moldean. Entonces, ¿qué ocurre con el cerebro de aquellos niños que sufren mientras están creciendo? ¿Todos llegarán a convertirse irremediablemente en unos psicópatas? Gracias a Dios, ¡no!

 

 

LEER ENTREVISTA

Piensa es gratis publicidad El matarrataas, Mar Cantero Sánchez